Centro de Documentaciˇn Mapuche Documentation Center

 

Santiago de Chile, 19 de Mayo del año 2002

Fundo Alaska II


Señor director: 

Hace tiempo que la Novena Región ocupa un lugar preferente en los medios de comunicación del país. Y no específicamente por situaciones agradables. Los principales informativos muestran con detalle los conflictos en los que ha estado presente la violencia y que han dejado miles de hectáreas de bosque quemadas, además de atentados incendiarios a camiones, galpones, casas habitaciones y, por supuesto, seres humanos. Y como autores de todos estos actos violentistas han sido presentados los mapuches Ante esto encuentro importantísimo aclarar dos cosas: la primera es referida a la autoría de estos verdaderos atentados. Fácil es culpar a la etnia mapuche por los problemas de violencia, pero con ello se ha estigmatizado a esta raza y, además, se ayuda a los verdaderos culpables. Debe quedar claro que la violencia en la Novena Región es rural, no mapuche y está alentada, entre otros, por organizaciones no gubernamentales de países amigos, acreditados con sus embajadas en Chile. Hace poco se realizó en la comuna de Traiguén, Novena Región, una amplia reunión de trabajadores y agricultores, todos descendientes de los países involucrados, quienes expresaron su dolor y frustración por esta acción, pidiendo la intervención de sus respectivos gobiernos El segundo punto a tratar es derivado directamente del anterior, ya que la violencia consignada tiene un efecto perjudicial en la ciudadanía y crea inseguridad en su vida laboral Por ejemplo, las empresas forestales cosechan en un marco de terror. Ya no están plantando un sólo árbol por temor a lo que pueda pasar. La Forestal Mininco reconoció que vendió el fundo Alaska a la Conadi porque llegaron a la conclusión de que "no podían ejercer el dominio del predio, a raíz de las constantes tomas, incendios y perturbaciones que le han afectado". Por su parte, los empresarios agrícolas de predios afectados o con riesgo de serlo ya no encuentran trabajadores que se quieran arriesgar en las tareas propias del campo o incluso las domésticas. También los transportistas han visto amenazadas sus vidas, limitadas sus capacidades físicas y eliminadas sus fuentes laborales. ¿Y todo por qué? Por temor Esta inseguridad es generada por una violencia rural, terrorista, no mapuche, frente al desarrollo de La Araucanía. Por tal razón, llamo al gobierno a terminar con ella para levantar definitivamente la Novena Región 

Dr. Francisco Bayo V., Diputado RN


LA TERCERA no se responsabiliza por la identidad de los autores de las cartas que publica; se limita a reproducir la que ellos señalan. El diario se reserva el derecho a resumir esas notas, cuyos originales no serán devueltos 



Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
Derechos reservados COPESA