Mar Inchala (Montevideo), 13 de octubre de 2004.

Venezuela: Destruyen estatua de Colón. Presidente Chávez honra memoria de indígenas que se rebelaron contra la invasión española.


 
 

Extraído de FIN DE SEMANA
Desconocidos destruyeron una centenaria estatua de Cristóbal Colón el martes en el Día de la Raza, en tanto el presidente Hugo Chávez honró la memoria de las tribus autóctonas que se rebelaron contra la dominación española.
Decenas de indígenas ataviados con sus multicolores vestimentas, se congregaron a las puertas del Panteón Nacional, en donde desde el año 2001, por iniciativa de Chávez, simbólicamente reposan los restos del cacique Guaicaipuro, el más celebre de los indígenas venezolanos que enfrentaron a los conquistadores españoles.

Guaicaipuro ahora comparte junto al prócer Simón Bolívar "un lugar de honor entre los héroes de la patria", dijo José González, un indígena de la tribu Pemón frente al Panteón durante una ceremonia encabezada por Chávez.

"Sabemos que sus huesos (de Guaicaipuro) no están allí, pero agradecemos el gesto de reconocer por fin el valor de la lucha indígena y que este día ahora se honre la memoria del indígena y no como antes, al sable de los conquistadores", agregó.

Pocas horas después, desconocidos derribaron a golpes una estatua de Colón, la cual arrastraron y se llevaron en un camión.

El monumento, de bronce que data de 1904, fue atacado durante una manifestación, promovida por grupos afectos al gobierno, que "enjuiciaron y condenaron a Colón, según ellos, por comenzar el genocidio más grande la historia", dijo un testigo que pidió el anonimato.

En el pedestal de la estatua fueron pintadas consignas tales como: "Juicio a Colón por genocidio", "Colón Bush" y "La resistencia (indígena) continúa".

Chávez, un férreo activista de los derechos de los pueblos aborígenes, dispuso el año 2002 que la fecha de 12 de octubre, antes observada como el "Día de la Raza", fuese rebautizada "Día de la Resistencia Indígena".
 


ALGO DE HISTORIA SOBRE GUAICAIPURO: Conocido popularmente como "Guaicaipuro", su verdadero nombre según consta en los documentos de la época, era Guacaipuro. Fue sin duda alguna, el más firme opositor que encontraron los conquistadores españoles en las recién descubiertas tierras venezolanas (1498).

Cacique de los indios Teques y Caracas, acaudilló la resistencia a la penetración europea en la zona norcentral de Venezuela durante la década de 1560. La región ocupada por los Teques estaba poblada por muchos indígenas que formaban grupos independientes con sus jefes propios o caciques. El principal de estos grupos era el de Guacaipuro, cuyo asiento era Suruapo o Suruapay, situado en el actual San José de los Altos. Baruta era el nombre de su hijo mayor, y Tiora y Caycape el de dos de sus hermanas.

Descubiertas unas minas de oro en tierras de los Teques, al comenzar Pedro de Miranda su explotación, fue atacado por Guacaipuro y tuvo que abandonarlas. El entonces gobernador de la Provincia de Venezuela, Pablo Collado nombró a Juan Rodríguez Suárez (fundador de Mérida en 1558) en sustitución de Miranda, quien luego de vencer a Guacaipuro en varios combates, creyó pacificada la región, dejando en las minas varios obreros para trabajarlas junto con tres hijos suyos. Ausente Suárez, Guacaipuro asaltó las minas matando a los trabajadores y los hijos de éste. Acto seguido, al enterarse Juan Rodríguez Suárez del desembarco del tirano Lope de Aguirre, se dirigió hacia Valencia con sólo 6 soldados, situación que aprovechó Guacaipuro para emboscarlo y asesinarlo.

Al poco tiempo de este suceso, el gran cacique se constituyó en la figura central de un gran levantamiento por parte de todas las tribus y jefes indígenas del Valle de Caracas (Naiguatá, Guaicamacuto, Aramaipuro, Chacao, Baruta y Paramaconi, entre otros), lo que hizo temer a los españoles por el futuro de la recién fundada Santiago de León de Caracas (1567). Como medida ante el inminente ataque a dicha ciudad, Diego de Lozada (fundador de Caracas) ordenó la captura de Guacaipuro al alcalde Francisco Infante. Conducido Infante por unos guías indígenas hasta el bohío o caney donde habitaba Guacaipuro, decidió prenderle fuego a la vivienda para obligarlo a salir de ésta. Viéndose en trance de perecer, el valiente guerrero saltó fuera, encontrando la muerte a manos de los soldados españoles.
 

MAR INCHALA autoriza la reproducción de su contenido, total o parcial, citando su procedencia.