Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche


Portada
miércoles 23 de febrero de 2000

Diversas propuestas
Políticos piden cambiar enfoque a conflicto mapuche

El sábado recién pasado tres guardias de la forestal Mininco resultaron con quemaduras graves tras un ataque perpetrado presuntamente por un grupo de mapuches, lo que provocó que una vez más la problemática indígena y los conflictos que algunas comunidades mantienen con las empresas forestales se pusieran en primer plano. El problema según parlamentarios de la zona es que estos hechos son los que desvían la atención del problema de fondo, que es cómo integrar los intereses de las comunidades con los del sector privado.

A juicio del diputado de RN Haroldo Fossa los hechos recientes son el resultado de una equivocadaa estrategia de algunos políticos de poner a los mapuches en contra de sus vecinos o de las empresas, situación que se advertía terminaría en algo grave. "Muchas veces advertí en la Cámara de Diputados a mis colegas de lo peligroso que era propiciar este clima de confrontación permanente", indicó.

Pero, sin duda, un aspecto importante en esta materia, dijo, es que el gobierno "continuamente le ha bajado el perfil a hechos similares y a la falta de una política coherente en esta materia".

Agregó que ni siquiera las acciones judiciales han tenido alguna resonancia, "pues son un puro teatro y no ha existido una voluntad real de enjuiciar a quienes resulten responsables de actos delictuales". Por ello, indicó, urge que las autoridades cambien su forma de enfocar este conflicto, "que parte porque no se ha dado una respuesta real y seria a las revindicaciones de todo un pueblo y se ha permitido que estas legítimas aspiraciones se hayan transformado en una revindicación violenta y agresiva". Este tema, definitivamente se escapó de las manos del gobierno, agregó el diputado, pues en el movimiento indígena ya se ha observado la infiltración de elementos violentistas, en circuntancias que el pueblo mapuche es pacífico.

"Las futuras autoridades deben dejar que la Conadi actúe para lo que fue creada y deje de ser un ente político y deben destinar recursos especiales para atender a las revindicaciones del pueblo mapuche, que incorpore su desarrollo e integración", precisó.

Cambio de estrategia

En tanto, el diputado Alejandro Navarro, que rechazó categóricamente el atentado a los trabajadores de Mininco, señaló que el problema se salió de control "porque no existen los puentes de diálogo necesarios entre las partes en conflicto". Agregó que estos incidentes ponen en evidencia que urge la manifestación de la estrategia que emplearán las nuevas autoridades en materia indígena, "porque en este gobierno el tema ya está agotado". Agregó que en su momento advirtió que se debían generar puentes de diálogo con todas las comunidades mapuches y no solo con aquellas que no estaban en conflicto, a fin de crear una tregua. Añadió que antes de la trasmisión de mando el presidente electo debiera abordar este tema y delinear su postura al respecto.

Criticó que el espacio de resolución de estos conflictos no es el diálogo o gestiones entre las forestales y las comunidades, con el gobierno, "sino que los tribunales o la ley de seguridad interior del Estado, osea, militarización o acción judicial, lo cual es un espacio absolutamente limitado". Añadió que confía en que la política indígena del nuevo gobierno cambie, comenzando por poner a la cabeza de la Conadi a un indígena y por tener un diálogo con los dos frentes involucrados "y recibir en La Moneda, tanto a los representantes de las forestales como a los representantes mapuches".

El diputado Edmundo Salas, por su parte, señaló que este tema ha sido constante preocupación del gobierno, "sin embargo esta acción ha sido torpedeada por parlamentarios de la propia Concertación que de una u otra forma han azuzado este conflicto, en lugar de allanar el camino a una solución". Salas indicó que el problema no pasa sólo por la devolución de tierras, sino por un enfoque más global que involucre la capacitación de los indígenas, un mejor acceso a la educación, de modo que tengan mejores trabajos y, por ende, mejor calidad de vida.

También se ha incurrido en errores al abordar las revindicaciones de las comunidades indígenas, reconoció, pero la violencia inusitada que se visto en algunas ocasiones, "es propiciada más que nada por activistas políticos, muchas veces ajenos a las comunidades". Ciertamente que hay invertir más para responder las aspiraciones de las comunidades, buscar nuevos caminos e insistir en el diálogo, precisó, dijo, "pero no es posible que mientras el gobierno busca un entendimiento, haya quienes apoyan a sectores violentistas".


©1999 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.