Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
El Mercurio Electrónico
Santiago de Chile, Lunes 3 de Enero de 2000

REGION DEL BIOBIO:
Alerta por Mayor Riesgo de Siniestros Forestales

Superficie quemada a la fecha es un 72% superior a la registrada en igual periodo de la temporada pasada.
 

CONCEPCION (Patricio Gómez).- Sin una adecuada prevención y una actitud responsable por parte de la población, la actual temporada de incendios forestales en la región del Biobío puede tornarse extremadamente crítica. A las condiciones de alta temperatura reinante, por sobre los 23 grados, baja humedad - menos del 50 %- y vientos cordilleranos por sobre los 50 kilómetros por hora, que favorecen la propagación de los siniestros, se suma la permanencia del conflicto mapuche.

Aunque no existen aún estadísticas exactas, se han visto notablemente incrementados los incendios de carácter intencional en zonas de predios pertenecientes a empresas forestales y particulares que son reclamados por comunidades indígenas. En la zona, la empresa forestal que registra un mayor número de incendios es Bosques Arauco, y en relación con la superficie afectada, Forestal Mininco.

Las cifras disponibles en lo que va de la actual temporada dan una clara advertencia del riesgo. A la fecha se han registrado 688 siniestros en la región del Biobío, con una superficie destruida de 1.240 hectáreas, principalmente plantaciones de pino insigne, eucaliptus y vegetación natural. Si bien el número de incendios es inferior a igual período de la temporada anterior, la cantidad de hectáreas quemadas es superior en un 72 %.

ADELANTO DE TEMPORADA

La actual temporada de incendios forestales debió ser adelantada por las empresas agrupadas en la Corporación Nacional de la Madera (Corma) y la Corporación Nacional Forestal (Conaf), por cuanto desde octubre pasado en más de cinco oportunidades se debió decretar alerta roja, especialmente en la provincia de Concepción. Además, en forma permanente, se encuentran suspendidas las quemas controladas.

El gerente regional de la Corma, Emilio Uribe, dijo que los incendios son causados mayoritariamente por el mal uso del fuego, y por lo tanto son en su inmensa mayoría previsibles y evitables.

Advirtió que éstos, por su enorme tamaño e impacto en el ambiente, afectan a la sociedad en una dimensión tal que, en el largo plazo, pueden incluso llegar a amenazar la viabilidad del sector forestal, basado en plantaciones forestales establecidas en lugares poblados tanto por viviendas individuales como por asentamientos humanos de diversa magnitud.

En Chile existe un millón de hectáreas de plantaciones de pino insigne, superficie que en un 70 % se radica en la región del Biobío, y en menor escala en las del Maule, La Araucanía y Los Lagos.

El ejecutivo sostuvo que las empresas asociadas a la Corma no aceptan a priori la existencia futura de incendios forestales, por cuanto existen estrategias y recursos para evitarlos. Pero ello supone realizar un diagnóstico acertado, diseñar estrategias y asignar personas y recursos apropiados, con un gran énfasis en la prevención, para finalmente cumplir cada cual con el rol que corresponda, con la adecuada cooperación y coordinación.

CONFLICTO MAPUCHE

Uribe señaló que en la temporada 1999 se quemaron 100 mil hectáreas de bosques, en más de 7 mil incendios, con una pérdida económica directa de más de 100 millones de dólares, cifra que se eleva a los 300 millones de dólares al considerar el daño ambiental provocado.

El gerente de Corma admitió que a la entidad le preocupa el conflicto mapuche y su incidencia en la actual temporada de incendios forestales, como también la existencia de una mayor cantidad de pasto por efecto de la sequía.

Destacó que las empresas forestales han tomado todos los resguardos posibles, ya que se ha aumentado el presupuesto de protección a más de 16 millones de dólares, en tanto que el Estado gasta alrededor de 5 a 6 millones de dólares con igual propósito.

Uribe insistió en una actitud responsable de las personas, para evitar situaciones tan desastrosas como las ocurridas en la temporada pasada en la región del Biobío, donde no sólo se quemaron plantaciones, sino también más de un centenar de viviendas. "La comunidad debe cooperar para evitar los incendios y denunciar a quienes los provoquen intencionalmente", enfatizó.

La anterior temporada de incendios forestales fue la más desastrosa del siglo en Chile, en la que se produjeron 7.233 incendios y se quemó una superficie de 101 mil héctáreas, 51 mil de ellas en la región del Biobío.


Términos y condiciones de la información