Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
El Mercurio Electrónico
   Santiago de Chile, Lunes 21 de Febrero de 2000
PRESIDENTE FREI DESLINDÓ DECISIÓN A PRIVADOS:
 
Gobierno No Negociará por Reactivación de Ralco
 

Proponen "cumbre" y plebiscito para que los pehuenches decidan sobre el futuro de la central hidroeléctrica.
 

El Presidente Eduardo Frei dijo ayer que al Gobierno no le cabe participación alguna en la decisión de Endesa de suspender la construcción de la central hidroeléctrica Ralco en el Alto Biobío, descartando de plano asumir algún tipo de iniciativa ante esa empresa privada para cambiar su determinación.

El Jefe de Estado fue enfático en señalar que una resolución de esa naturaleza compete exclusivamente al sector privado, por cuanto el Ejecutivo dio todos los pasos necesarios para que la obra se hiciera realidad.

Domingo Namuncura, titular de la comisión de pueblos indígenas de la Concertación, propuso ayer la participación plena del pueblo pehuenches para zanjar el futuro de la central, aprovechando esta coyuntura.

El viernes pasado Endesa anunció su voluntad de paralizar a partir del 1 de marzo las obras del proyecto hidroeléctrico que, con permisos provisorios, se estaba construyendo en el sector cordillerano de la Región del Biobío (Octava), lo que había provocado una ola de protestas de grupos ambientalistas.

Una vez terminado, a contar de enero del año 2003, el complejo generador quedaría en condiciones de producir una energía media anual de 3.100 gigawatts/hora, aportando el 18 % de la potencia del Sistema Interconectado Central (SIC).

Las razones esgrimidas por el directorio de la empresa son la demora que han sufrido las concesiones definitivas, tanto para ejecutar la central como la línea de transmisión, lo que afecta el normal desarrollo del proyecto, según la evaluación hecha el jueves pasado.

Aunque la suspensión está supeditada a la aprobación de esos documentos, por lo que no se trata de una decisión de carácter indefinida e irreversible, representa un retraso que puede tener consecuencias futuras para la capacidad de generación eléctrica.

El Presidente Frei, al bajar del avión que lo trajo de vuelta de una visita a Roma, de inmediato sostuvo una reunión de más de 40 minutos en dependencias del Grupo de Aviación N 10 de la Fuerza Aérea de Chile con el fin de pasar revista a la situación del país.

Estuvieron los ministros del Interior, Raúl Troncoso, y de Relaciones Exteriores (s), Mariano Fernández; el subsecretario de Interior, Guillermo Pickering, y los asesores más cercanos del Primer Mandatario.

Frei, al ser consultado por la suspensión de faenas en Ralco, indicó: "Es una decisión empresarial". Precisó que el Gobierno aprobó su construcción, cumplió todos los trámites "y está en la Contraloría el decreto firmado por el ministro de Economía desde hace ya bastante tiempo".

Sin embargo, el organismo fiscalizador mediante oficio 3617 devolvió estos documentos (decretos 31 y 32) el día 1 de febrero al Ministerio respectivo, sin que hasta ahora exista una explicación de las causas que motivaron las observaciones.

Endesa hasta ahora ha invertido US$ 154 millones, de un total de US$ 568 que cuesta el proyecto, registrando al 31 de enero un avance de 13,79 %.

La suspensión de los trabajos implica la cesantía de unas 1.200 personas, de los cuales 200 son pehuenches.

Aunque algunos entendidos han opinado que el proyecto es sustituible por cuanto existe la alternativa de la interconexión con Argentina para acceder al gas natural, el Presidente Frei no estuvo de acuerdo en esta apreciación.

"Chile no tiene petróleo y no tiene gas y si no aprovechamos la única energía que tenemos, que es el agua... a la larga - y lo digo con Ralco o sin Ralco- Chile nunca va a dejar de hacer centrales hidroeléctricas, de lo contrario tendríamos que producir toda la energía con petróleo o con gas, que no lo tenemos", sentenció.

A ello hay que agregar los precios internacionales del combustible, fundamentó, que en estos días ha llegado a los US$ 30 el barril, con las repercusiones para el país.

NO HABRÁ DIÁLOGO O NEGOCIACIONES

Consultado sobre algún posible diálogo con Endesa para lograr que ésta retome el proyecto, el Jefe de Estado fue enfático en responder que "nosotros (el Gobierno) no tenemos nada más que ver; las empresas presentan (los proyectos) si cumplen con la legalidad, mandamos el decreto a la Contraloría, que tiene que aprobarlo o rechazarlo".

El Ejecutivo no aprueba ni rechaza Ralco o las inversiones privadas, según el criterio sustentado por el Primer Mandatario. La misión del Gobierno - se explayó- es hacer cumplir la ley, lo que hasta ahora han hecho. "Las decisiones de la empresa son decisiones de la empresa", dijo, dejando en evidencia que descarta cualquier tipo de iniciativa destinada a cambiar la actitud de Endesa

Eso significa que el gobierno de Ricardo Lagos, quien asumirá el mando de la nación el sábado 11 de marzo, heredará el problema, esto en caso de que el Ministerio de Economía no alcance a suplir las observaciones hechas por la Contraloría General de la República a los decretos que les fueron devueltos.

NAMUNCURA PROPONE "CUMBRE" Y PLEBISCITO

Para Domingo Namuncura, ex director de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y actual presidente de la comisión de pueblos indígenas de la Concertación, el anuncio de Endesa implica que ha llegado el momento de abordar el tema Ralco desde un punto de vista nacional, pero con plena participación de los pehuenches, la etnia directamente involucrada en el proyecto.

A su juicio, por razones de "prudencia nacional" no conviene continuar con esta controversia que ha tensionado las relaciones entre el mundo indígena, la sociedad y el Estado chilenos.

Por ello planteó que, cuando la administración Frei está llegando a su término, es esencial lograr un equilibrio entre las necesidades del desarrollo nacional y la existencia de las culturas ancestrales.

Namuncura cree que esto se puede lograr a través de dos caminos. Uno es que el ministro del Interior convoque a una "cumbre" política en el Palacio de la Moneda a la junta de caciques del Alto Biobío, por cuanto se trata de autoridades reconocidas por la propia Ley Indígena promulgada durante el gobierno de Patricio Aylwin, para abordar la problemática que significa la construcción de la represa.

Este procedimiento, enfatizó, permitiría restituir el respeto a los líderes indígenas pehuenches "que nunca han sido escuchados ni por Endesa ni por el Gobierno en forma conjunta".

Paralelamente, según el análisis de Namuncura, corresponde a los propios pehuenches del Alto Biobío - cuyo número se estima en 5 mil- adoptar la decisión crucial respecto de la concreción de Ralco. Para ello citó el artículo 34 de la Ley Indígena, que establece el mecanismo de consulta para resolver este tipo de materias.

Según esta argumentación, a través de un plebiscito comunal, y con una votación libre, secreta e informada, los indígenas tendrían que pronunciarse sobre el futuro del proyecto hidroeléctrico.

En caso de una decisión favorable para Endesa, la junta de caciques tendría que establecer "el valor indemnizatorio real" por los impactos que generará la obra. Si el resultado es contrario a la iniciativa, "el país debe saber aceptar su decisión y respetarla".

Namuncura admitió que 83 familias pehuenches han aceptado firmar las permutas de tierras que les ofreció Endesa, pero a la vez sostuvo que la postura de otras 10 familias que desean permanecer en el lugar donde nacieron debe ser comprendida.

De paso, el ex director de la Conadi advirtió que tales permutas fueron aprobadas en enero de 1999 gracias a la exoneración de tres directivos de la corporación en el segundo semestre de 1998, con lo cual los consejeros que se oponían a dar el visto bueno quedaron en minoría.

Este hecho, en su opinión, "aceleró la crisis en las relaciones entre el mundo indígena y el Estado".
 
 
 


Términos y condiciones de la información