ACTAS SEMINARIO MAPUCHE DE CERRO NAVIA

"AMULEAIÑ TAIÑ KÜDAU KA NÜTRAM"
INDICE GENERAL

ADULTO MAYOR MAPUCHE

CECILIA SALAZAR

 

INTRODUCCION

 

    Refererirse a los Adultos Mayores Mapuche en un Seminario local, no es tan sencillo, puesto que este grupo etáreo recientemente se ha ido considerando en el plano social, en un proceso que tiende desde un reconocimiento paternalista y somero a un conocimiento más integrador. Ahora bien, si el tema de los adultos mayores es de reciente atención social, la temática de la población mapuche es de casi absoluto desconocimiento por parte de los organismos estatales; prueba de ello es que sólo el año 1993 se promulgó una Ley Indígena que estableció a su vez, la creación de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), dependiente del MIDEPLAN.

    A través de algunos antecedentes recogidos de diversas fuentes se hará una aproximación que permita caracterizar a los adultos mayores mapuche, en particular, a los que residen en esta comuna. Las fuentes utilizadas han sido el Censo de Población y Vivienda de 1992, Ficha CAS II aplicadas en la comuna (que hasta mayo de 1997 tenía encuestado un 76% del total de población mapuche) y, además, la información proporcionada directamente por adultos mayores con quienes trabajamos, en particular, por integrantes del Consejo de Ancianos ”Folilain”.

    La clasificación de ”adulto mayor” considera a todas las personas de 60 y más años que, comúnmente, son conocidos con el nombre de personas de la tercera edad o simplemente ”ancianos” o ”viejitos”; para nuestro pueblo son las ”papay” (mujer mayor) y los ”chachay” (hombre mayor).
 
 

ALGUNOS ANTECEDENTES DIAGNOSTICOS:

I. Antecedentes Demográficos:

a. Respecto a la Región Metropolitana:

- De la población de 14 años y más, 101.646 son personas mapuches de 60 y más años en todo el país; de ellas 35.509 residen en la Región Metropolitana, representando el 34,9% del total de población mapuche de este grupo étareo a nivel nacional.

- Los Adultos Mayores representan el 8,7% del total de población mapuche mayor de 14 años que reside en la Región Metropolitana.

- Del total de Adultos Mayores Mapuche de la región, el 43% corresponde a la población masculina y el 57% a la femenina.
 
 

b. Información específica de la comuna se extraen del Censo que indica que en Cerro Navia existe una población de 1.022 personas mapuche de 60 años y más, representando un 7,2% del total de población mapuche. Encuestadas con la Ficha CAS II, figuran 633 personas de 61 y más años, que representa un 4,5% del total de población mapuche.
 
 

II. Características Socieconómicas:

Basados en la Ficha CAS II, se cuenta con los siguientes antecedentes:

1. Sobre la categoría ocupacional de los adultos mayores mapuche, se señala que:

- La mayoría de ellos son jubilados, pensionados o montepiados.
- En segundo lugar, figuran los adultos mayores sin actividad ocupacional.
- Quienes laboran, lo hacen generalmente como trabajadores por cuenta propia o dependientes urbanos.
- En el contexto de quienes laboran, no se registran personas en ocupaciones tales como asalariados agrícolas, pequeños productores agrícolas o empleados del sector público.
2. En relación a los ingresos, se señala lo siguiente:
- La mayoría cuenta con ingresos entre $26.000.- a 50.000.-
- en segundo lugar, se encuentran las personas que no cuentan con ingresos.
- en tercer lugar, las personas con ingresos entre $51.000.- y $75.000.-
- en cuarto lugar, las personas con ingresos entre $1.000.- y $25.000.-
- las restantes personas perciben ingresos ubicados en distintos rangos, en ningún caso excediendo los $300.000.-
La mayoría de los adultos mayores, a nivel nacional y comunal, se encuentran inactivos laboralmente, condición que los expone a una permanente dificultad para acceder a los bienes y servicios básicos, fundamentalmente por la falta de ingresos.
 
 

III. Características Socioculturales:

 

Nuestro trabajo con adultos mayores mapuche nos permite realizar una aproximación a sus características que considerarán, para este efecto, factores étnicos, sicológicos y sociales.

- Las implicancias psicosociales del proceso de envejecimiento son un hecho que hoy día no genera dudas. Influyen distintos factores -como los socioeconómicos-, que repercuten fundamentalmente en la autoestima de las personas de edad avanzada, al no percibirse partícipes o activos dentro de la sociedad, más aún, al ser calificadas como ”personas económicamente inactivas”. De este modo, estos estigmas sociales generalmente se combinan con una baja autoestima al sentirse, por lo general, una ”carga” del grupo familiar; lo que es reforzado por el grupo social que, en algunos casos, lo relega por su escaso o nulo aporte económico.

- Otro aspecto que influye significativamente en las papay y chachay es el proceso migratorio campo-ciudad, vivenciado por la mayoría de ellos. Aunque, no contamos con antecedentes cuantitativos al respecto, nuestro trabajo directo en terreno, nos permite señalar que la mayoría de nuestros adultos mayores son migrantes que llegaron a la Región Metropolitana entre los años 1920 y 1970 (tres, cuatro o cinco décadas atrás). Lamentablemente, el Censo de 1992 sólo daba cuenta de la migración producida después de 1987, indicando en este caso que sólo el 3% de los adultos mayores era migrante

La migración también tiene sus implicancias en el plano psicosocial de nuestros adultos mayores, ya que en el área urbana se ha instalado, ha formado una familia y ha ido constituído una red de relaciones sociales distintas a las tradicionales, puesto que actualmente las familias tienden a nuclearse, es decir, se mantienen vinculados sólo las personas con una relación de parentesco directa: padres e hijos y luego se dispersan, particularmente porque los hijos van conformando otras familias. Entonces, en la mayoría de los casos nuestros mayores van quedando solos, y más aún, en un medio que no les es propio y que incluso les resulta adverso por la acelerado que se sobrevienen los hechos en la ciudad. Todo ello, generalmente, acentúa su baja autoestima y la falta de expectativas.

- Por otra parte, es necesario considerar las implicancias de la discriminación, que se ha expresado de diversas formas. Una de ellas, en el mapuche que migró del campo al área metropolitana, donde debió enfrentar dificultades en su inserción social, tanto en su lugar de residencia como en el campo laboral, donde debió acceder a empleos de escaso reconocimiento social y de baja remuneración, como por ejemplo, el trabajo doméstico. También encontramos al mapuche que nació en la ciudad, que no se autoidentifica claramente a pesar de conocer su origen, pero al mantener uno o dos apellidos mapuche, igualmente ha sido estigmatizado. Esta discriminación se habría dado con mayor rudeza en décadas anteriores; por eso, muchas personas mayores señalan que ”antes las cosas eran más duras” y que el mapuche no era fácilmente aceptado, porque se ”les miraba en menos”.

Frente a estas vivencias, nuestras papay y chachay han creado una especie de autosegregación; generalmente establecen un espacio privado, propio, a veces junto a sus familias, estableciendo ”distancia” respecto del no mapuche. Es común escucharlos decir: ”los vecinos nos miran distinto”, ”dicen que nuestro apellido es raro” o, simplemente, afirman ”nosotros somos distintos”. Sin embargo, esta diferencia no es vista como algo natural o lógico originado en la diversidad cultural, sino que la cultura dominante se ha encargado de catalogar al pueblo mapuche, o indígena en general, como ”inferior”.

- En su dimensión psicoafectiva, ello ha sido fuertemente vivenciado e internalizado por nuestros mayores; no lo olvidan fácilmente. Frecuentemente lo traen a la memoria y su respuesta es de rabia y pena a la vez. Esta autosegregación muchas veces va acompañada de una desvalorización étnica, lo que se expresa en su negación a transmitir la cultura a sus hijos y familiares, o incluso -sin negar su origen- oculta sus conocimientos, porque creen que éstos ”no sirven en la ciudad”; lo que también es considerado como una forma de protección a sus hijos, para que ellos no vivan lo mismo.
 
 

IV. Características Organizacionales:

 

Un aspecto importante de la población mapuche residente en la Región Metropolitana ha sido su tendencia a organizarse; es así como hoy existen alrededor de 30 organizaciones mapuche, localizadas en distintas comunas de la región.

La primera organización mapuche conformada sólo por Adultos Mayores, surgió en esta comuna y comenzó a gestarse a principios de este año. Ya en abril, el Consejo de Ancianos ”Folilain” obtiene su personalidad jurídica como organización comunitaria funcional. Su nombre significa HACIENDO RAICES.

En el Consejo participan 25 personas aproximadamente.y su directiva está compuesta por las siguientes personas:

Presidenta: Juana Catrileo
Vicepresidenta: Eufemia Oyarzo
Secretaria: María Catrileo
Tesorera: Olga Huaiquin.
Los integrantes de este Consejo, son quienes podrán transmitir fielmente algunos características de su trabajo y compartir algo de sus experiencias. Sin embargo, algunos aspectos de esta experiencia única han sido señalados por la lamgen Juanita, presidenta de la organización, quien en una entrevista realizada y publicada en KIMCHE Nº4 (Hoja Informativa del Area Adulto Mayor del Programa Pueblos Indígenas de CEDESCO), nos señala, por ejemplo, que algunos motivos de la creación de esta organización se deben a que ”siempre se está viendo que los abuelos mapuche no son tomados en cuenta...Sólo son tomadas en cuenta las abuelitas huincas que están en club o centros de madres, pero nuestros abuelitos no, como no saben leer muchos de ellos, como no saben hacer algunos trabajos...Debido a eso fue la idea de juntarnos..Más que nada, para que algún día tengamos un espacio”.

Respecto a la importancia que le atribuye al hecho de que las papay y chachay se organicen señalaba: ”Tiene mucha importancia, en primer lugar les ayuda a la salud; a muchas hermanas los nervios las tienen muy mal, no tienen ganas de nada, les duele todo el cuerpo, no hacen nada. En cambio aquí trabajan en telar o en la cocina y se sienten bien, porque dicen que se relajan, eso les ayuda a la salud, en lo espiritual. Como mapuche también es importante, porque en la casa o en la calle no practicamos lo mapuche, por lo menos aquí hablamos nuestro idioma.

A ellos les levanta mucho el ánimo venir acá, conversar con las otras hermanas, reírse un poco y pasar un momento agradable; porque hay hogares donde los abuelitos no tienen la posibilidad de compartir con la gente joven, porque a ellos no les gusta compartir con nosotros, nos dejan a un lado. A veces el anciano no toma parte en una conversación, porque no sabe iniciarla o no tiene base, en cambio aquí se les da la oportunidad a todos los hermanos”.
 
 

PROPUESTAS DE ACCION:

 

Estas propuestas están basadas, fundamentalmente, en los planteamientos realizados por integrantes del Consejo de Ancianos "Folilain", las cuales dicen relación con dos niveles de intereses y necesidades: individuales y organizacionales.
 

(1)    A nivel Individual se proponen acciones en las siguientes áreas:

a. Salud:

Coincidente con las críticas y demandas que se plantean a nivel general, se requiere de una atención más expedita y rápida, en el nivel primario como en el secundario (consultorios y hospitales), puesto que lograr una atención médica se constituye en un trámite extenso y complicado, particularmente para las personas de edad avanzada. Un ejemplo de ello, es la extensa demora que han debido enfrentar algunos adultos mayores para conseguir atención especializada, como la oftalmológica, que es una de las necesidades más recurrentes.

Para el logro de una atención expedita también se requiere mejorar la calidad de la atención. Las personas mayores mapuche, en algunas oportunidades no dominan con propiedad el idioma español, lo que dificulta su capacidad para expresar ideas y/o comprender fácilmente las indicaciones e informaciones que se les proporciona. Esta demanda no se refiere sólo a los centros de salud, sino que también se proyecta a otros servicios.

Se plantea, también, la necesidad de contar con facilidades reales para conseguir, por ejemplo, algunos medicamentos que se les prescribe o para obtener anteojos recetados.

b. Seguridad Social:

Una de las demandas principales es su necesidad de contar con facilidades para obtener pensiones asistenciales, ya que muchos adultos mayores no cuentan con ningún tipo de ingreso proveniente, por ejemplo, de jubilaciones o pensiones de vejez. Una situación recurrente vivenciada por las personas mayores mapuche es la de haber trabajado más de 10 años, principalmente en quehaceres domésticos (asesoras del hogar, jardineros, cuidadores, otros) y, producto de inexistentes o irregulares pago de imposiciones, hoy no pueden contar con ingresos que provengan de pensiones de vejez o jubilaciones, transformándose en una necesidad contar al menos con una pensión asistencial

c. Situación socioeconómica:

En relación con el punto anterior, existe una clara necesidad de los adultos mayores de contar con ingresos económicos propios, producto de actividades laborales que ellos puedan desarrollar. Comúnmente solicitan trabajos de carácter permanente o esporádicos que, aparte de proveerles de un ingreso, les permita mantener y desarrollar su autoestima y sentirse partícipes y activos en el medio social.
 

(2)    A nivel organizacional:
 
 

Las propuestas provienen directamente del Consejo de Ancianos "Folilain" que demandan, principalmente, preocupación y atención por parte del municipio. Por esta razón, resulta necesario destacar el hecho de que es en esta comuna donde se ha constituido la primera -y hasta ahora única- organización conformada sólo por adultos mayores mapuche.

El Consejo de Ancianos quiere que se les conozca y, concretamente, les invita a visitarlos en su horario de reunión, los días martes de 16,00 a 17,30 horas en 5 de febrero 2012, Población Intendente Saavedra, (sede de Organización Katriwala).

Algunas de sus necesidades dicen relación con aportes materiales para llevar a cabo algunas actividades de interés común, como trabajo en manualidades o aportes para locomoción que les permita participar en encuentros culturales y sociales en otras comunas.
 
 

CONCLUSIONES

En la tarea de conocer y difundir la realidad de los adultos mayores mapuches, y más aún a la hora de diseñar políticas dirigidas a nuestras papay y chachay resulta vital resaltar algunos aspectos:

1º En todos los pueblos indígenas las personas mayores o abuelos son altamente consideradas por la comunidad, porque en ellos se concentra la experiencia y el conocimiento tanto personal como colectivo.

2º Cada vez se hace más necesario revertir la idea de que los adultos mayores por este sólo hecho, constituyen una problemática social, puesto que si bien para algunas personas el proceso de envejecimiento y la vejez, conllevan algunas dificultades económicas, de la salud o psicosocial, éste es un proceso que todos vamos a enfrentar y, por ende, es sólo un aspecto de la realidad social.

3º También resulta esencial no abordar el tema desde una perspectiva paternalista, ya que el hecho de que nuestros mayores hayan vivenciado una serie de experiencias, muchas veces en el medio rural y urbano, les otorga un valor social y cultural propio como grupo étareo y no sólo se reconozcan por un acto ”humanitario o caritativo” hacia ellos.

4º Muy ligado a lo anterior, se requiere revertir el carácter economicista que se utiliza para evaluar a las personas mayores, que les proporciona mayor o menor valor, dependiendo de los ingresos o aportes económicos que realizan.

El aporte que las personas mayores pudieran hacer al momento de buscar mecanismos para mantener y fortalecer la cultura mapuche, resulta esencial para nuestro pueblo, ya que en ellos se concentra un significativo cúmulo de conocimientos acerca de la cosmovisión, por ende, del idioma y de la tradición como pueblo, que es necesario recuperar y transmitir no sólo a los segmentos más jovenes de la población mapuche, sino a los distintos grupos étareos, frente a la constatación de una creciente pérdida de la cultura e identidad como grupo étnico. Asimismo, representan un significativo aporte a las nuevas generaciones de ”chilenos”, en la medida que nuestro país carece o no reconoce una ”identidad cultural”.


Parte anterior  Índice  Continuación