Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
04/05/2003

El territorio mapuche: Ayer y hoy

Una investigación de la Comisión de Trabajo Autónomo Mapuche COTAM analiza -a partir de las categorías territoriales mapuche- la evolución del territorio desde el Siglo XVI hasta la actualidad.

Durante siglos el territorio mapuche ha sido la causa más impoprtante de la lucha de este pueblo originario.

Mapuche Wajontu Mapu, el Territorio Mapuche, es el objeto del estudio que realiza la Comisión de Trabajo Autónomo Mapuche COTAM, en el contexto del trabajo de la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato. La investigación analiza -a partir de las categorías territoriales mapuche- la evolución del territorio desde el Siglo XVI hasta la actualidad, y da cuenta de cómo este se ha configurado a través de las relaciones con el Gobierno Español y, posteriormente, con el Estado Chileno.

1. El territorio mapuche a la llegada de los españoles y durante la Colonia.

El Mapuche Wajontu Mapu, en los territorios ubicados entre el Pacífico y Los Andes, GULU MAPU, a la llegada de las huestes españolas se extendía entre el río Limarí y Chiloé. La presencia en la cuenca del río Limarí se ha constatado en virtud de antecedentes judiciales de temprana data a que dieron lugar las reclamaciones mapuche ante las autoridades españolas. En esta zona, el pueblo mapuche compartía la territorialidad con el pueblo diaguita, que a su vez tenía asentamientos hasta el río Maipo. Desde Aconcagua al sur la presencia mapuche era hegemónica. La presencia mapuche, en el PUEL MAPU, los territorios al oriente de la cordillera abarcaban prácticamente desde las actuales provincias argentinas de San Luis por el norte y Chubut por el sur.

Durante el período Colonial, la evolución territorial del Pikunmapu, emplazado entre el Limarí y el norte del Bio Bio, está marcada porque es aquí donde se realiza la primera usurpación territorial de parte de los hispanos, quienes invocan la "Bula Intercaetera" para apropiarse del territorio, el que luego reparten en mercedes de tierras que dan origen a la gran propiedad latifundista dela zona central. A los mapuche se les impuso el trabajo obligado en el sistema de encomienda, y se les redujo a "Pueblos de Indios" en virtud de la Tasa de Gamboa de 1580, la ordenanzas de Ginés de Lillo y las disposiciones de la Tasa de Esquilache, formándose aproximadamente 130 "Pueblos de Indios" entre los ríos Limarí y Bío Bío, algunos de cuales subsisten hasta nuestros días, y que a principios de la República fueron afectados por leyes dictadas en 1823 y 1830.

COLONIA

2. El territorrio mapuche a fines de la Colonia y principios de la República.

La situación del territorio mapuche es la siguiente: El territorio independiente mapuche se extiende entre el río Bio Bio y el eje Mariquina- Panguipulli y el sometido es el localizado al sur de esta frontera y al norte del Bio Bio. Los procesos ocurridos en estos territorios en el período republicano, se relacionan con el sometimiento a través de la acción bélica de los territorios independientes, la usurpación y la reducción territorial, la radicación de los mapuche a través de sucesivos actos que operan hasta la actualidad y algunos intentos de recuperación de tierras durante el siglo XX y comienzos del actual.

3. Que pasó con el Pikum Mapu

En el Pikum Mapu, el Estado Chileno intentó liquidar los "Pueblos de Indios" heredados del periodo colonial, pero la propiedad mapuche en la zona central nunca fue derogada y, de algún modo, subsistió. En la actualidad se pueden pesquisar rastros de los "pueblos de indios" en algunos asentamientos comunitarios o de pequeña propiedad, cuyo origen corresponde a estas radicaciones. ¿Qué pasó con el territorio del Pikum Mapu?, ¿Que pasó con la población mapuche pikumche?, el Estado chileno hoy debe responder.

OCUPACION MILITAR

4. La ocupación militar del territorio mapuche.

Fundamental en este proceso es la mal llamada "Pacificación de la Araucanía", que no es otra cosa que la ocupación militar del territorio mapuche, y que se lleva a cabo en el territorio comprendido entre el río Malleco y Mariquina y no el Toltén como se dice en la historia oficial, conquistado militarmente por el Estado republicano entre los años 1862 y 1883.

Esta ocupación militar avanzó a través del establecimiento de líneas fortificadas en los ríos de la Araucanía, confiscando las tierras ocupadas, disponiendo el remate de éstas y la entrega de grandes concesiones a empresas de colonización, y el otorgamiento de títulos a colonos chilenos y extranjeros. A los mapuche, en cambio, se les despojó del territorio y se le redujo sus tierras. Basta señalar que, en lo que hoy es la IX Región, zona de mayor concentración de población mapuche, sólo se entregó a los mapuche un 12,3% del territorio original, repartido en unos 2317 Títulos de Merced. Esto explica que la propiedad agrícola particular sobre los territorios mapuche, tengan en su origen un acto de ocupación, despojo y usurpación, propiciado por el Estado y los particulares, ilegítimo en su origen. Todo el proceso de radicación se desarrolló mediante una ley del Estado Chileno, la que en su aplicación práctica fue intencionalmente vulnerada. Esta obligaba al gobierno radicar a los mapuche en las tierras que efectivamente ocupaban y, las tierras que quedaban como saldo, podían ser rematadas a particulares, sin embargo en los hechos esto fue exactamente a la inversa. Sobre este tema que no es menor, el Estado de Chile hoy, debe responder.

5. El proceso de usurpación post-radicación.

Una vez conformadas las reducciones, en el proceso llamado de Radicación, los latifundistas continuaron ejerciendo presión por las tierras mapuche y fueron numerosos los casos de corridas de cercos o compras fraudulentas, por lo que las tierras mapuche continuaron disminuyendo. Son numerosos los casos denunciados en los llamados Juzgados de Indios. Muchos de los actuales conflictos tiene su origen estos hechos.

6. La recuperación de tierras en los primeros años de la década de los 70.

La recuperación de tierras y las ampliaciones de cabida territorial mapuche son escasas, consideradas éstas como tierras demandadas que denominamos tierras de restitución. Este tipo de acciones se han verificado sólo durante el proceso de Reforma Agraria, entre 1965 y 1973, cuando se transfirieron numerosos fundos expropiados a las comunidades mapuche vecinas o cercanas, pero estas tierras fueron devueltas en importante proporción a sus antiguos propietarios después de 1973. Muchas de los actuales conflictos, corresponden a estas tierras, hoy en manos de empresas forestales. 

COMPRAS

7. Tierras saneadas y compradas por la Conadi.

El Fondo de Tierras y Aguas de la Ley 19.253, ha contribuido a la ampliación de tierras mapuche, al permitir la adquisición de algunas de las tierras demandadas por comunidades mapuches y sobre las cuales no existía posesión material anterior a la compra, no obstante tener sobre ellas derechos ancestrales. Sin embargo, el ritmo de adquisición es lento porque los recursos son escasos y el mecanismo de compra ha favorecido la especulación. En este escenario, el actual modelo de compra de tierras ha resultado ser insuficiente, la superficie de tierras es exigua, la superficie por predio está muy por debajo de la unidad agrícola familiar y no se logra cumplir con los estándares de productividad mínimos pues los suelos son de muy baja calidad agrícola. A lo anterior se agrega el hecho que son adquisiciones dispersas por lo que se ve difícil la rearticulación territorial, que es básica para la recomposición cultural y social mapuche, tan dañadas por el proceso de radicación y división de las tierras.

8. Síntesis

La demanda mapuche exige la restitución de las tierras usurpadas y aspira a la reconstrucción de un territorio. El fundamento: una situación de injusticia que emana de la génesis del Estado de Chile y se hace sistemática en la relación de éste con el pueblo mapuche, generando un conflicto que para ser superado requiere que el Estado responda por las causas que le dieron origen. Por ello es imprescindible cambiar el eje de resolución de la demanda y posicionarla en el Estado, como un asunto de interés público, y no en el mercado.

En este marco, el Estado debe propender a establecer una Ley que asegure la transferencia de las tierras reivindicadas por los mapuche, una ley que se imponga a la voluntad de los particulares, indemnizándolos por la pérdida patrimonial, pero impidiendo que especulen o impongan sus intereses privados a la decisión de Estado de satisfacer una deuda histórica y corregir una injusticia que boicotea la paz social.

Resuelta la demanda de tierras, queda pendiente la construcción de una nueva relación Estado-Pueblos Indígenas, que aspira a la reestructuración del Estado Nación y a su redefinición como Estado plurinacional.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929