Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Año LXXXVII - Nro. 31.134Domingo 21 de abril de 2002


 

Mapuches exigen soluciones políticas

Teresa Huenchullán.

Durante los "Diálogos de La Araucanía", efectuados el viernes en los salones del Hotel Frontera, los dirigentes y representantes del mundo mapuche se mostraron agradecidos por la invitación, sin embargo criticaron la falta de interlocutores indígenas. 

Pese a todo, también se sienten esperanzados en que a partir de una conversación franca se puedan alcanzar las soluciones de fondo que el conflicto requiere. Durante sus intervenciones aseguraron que el problema no es únicamente la pobreza, pues lo que se requiere son soluciones políticas.
 

HUENCHULLAN
 

La sicóloga y académica, Teresa Huenchullán, fue bastante crítica de la falta de dirigentes indígenas en la testera donde se ubicaron las autoridades religiosas, universitarias y políticas de la región. 

Pese a ello expresó que lo que la motivaba a seguir participando eran precisamente los planteamientos formulados por los representantes del pueblo mapuche, que tomaron la palabra una vez terminadas las exposiciones de la testera. "Quisiera proponer que de alguna manera diseñáramos una forma operatoria para poder llegar a los puntos que los dirigentes mapuches han planteado y que es realmente lo que a todos nos preocupa". Precisó que no se deben hacer asambleas grandes relativas a puntos generales, sino que más bien conversaciones en grupos menores sobre puntos específicos. "Dialogar primero sobre eso, conversar, y construir espacios relacionales con los participantes".
 

HUENCHULAF
 

El ex director de la Conadi y actual miembro de la organización Lonco Kilapán, Mauricio Huenchulaf, manifestó que el tema mapuche es un conflicto de carácter político y por lo tanto las soluciones se traducen en cambios en la actual legislación, fundamentalmente en el reconocimiento constitucional y la ratificación del convenio 169 de la OIT. 

En su opinión, el problema mapuche no pasa únicamente por la pobreza ya que para ello existen instrumentos tales como los programas sociales y los subsidios. "Por eso, aquellos que van allá y abordan otras dimensiones del conflicto, son catalogados de extremistas y se exponen a ser sometidos a una serie de castigos que significan leyes que el Estado ha implementado. Creo que por ahí va esta suerte de incomunicación, esta falta de diálogo que esperamos que efectivamente con este tipo de conversaciones y con los avances que se puedan lograr, se llegue a cambiar para enfrentar los temas de fondo".
 
 

ÑANCUPIL
 
 

Si bien consideró positivo que los participantes en esta iniciativa reconocieran la existencia de un conflicto, el alcalde de Puerto Saavedra, Domingo Ñancupil, criticó la falta de interlocutores para que se pueda producir un verdadero diálogo. "En todo diálogo debe haber dos partes y actualmente hay una sola... Yo a esto no lo llamaría diálogo sino una conversación de buena voluntad donde se juntan algunas personas a hablar de un determinado tema". 

A su juicio, cuando comiencen a participar otros actores importantes y se busque una solución al problema con un planteamiento político, ahí sí se podrá decir que está apareciendo el diálogo. Sin embargo expresó que continuará participando en las futuras iniciativas porque se siente representante del pueblo mapuche, específicamente de una parte del territorio lafquenche. 
 
 

PAINEQUEO
 
 

Manuel Painequeo, concejal de Lumaco, exigió un nuevo marco jurídico que recoja los derechos y demandas del pueblo mapuche. Exigió el reconocimiento constitucional así como lo han hecho Canadá, Suiza y otros países. 

Recordó que el propio Estado vulnera la Ley Indígena a través del establecimiento de las leyes Minera y Eléctrica, esta última causante del conflicto de Ralco. 

Graficó los abusos sufridos desde 1881 por su pueblo afirmando: "Es como si a usted le tomaran la casa y lo arrojaran al peor lugar del patio a vivir". 

Sostuvo que al pueblo mapuche se le impuso el concepto de desarrollo homogenizador propio de la sociedad occidental dominante. "Tenemos nuestra propia forma de ver el mundo" y pidió respeto para ella tanto por el Estado, como por las iglesias Católica y Evangélica.
 

COLIL
 
 

Marcial Colil, dirigente mapuche de Villarrica, declaró abiertamente que la política de la integración ha fracasado como lo demuestran las movilizaciones ocurridas. Sostuvo que el verdadero deseo del pueblo mapuche es el reconocimiento de su identidad como pueblo, el derecho a un territorio y a la libre determinación. 

Consultado si esto significa la creación de un estado dentro de otro Estado, Colil fue enfático: "Si somos pueblo, entonces reclamamos los derechos que le asisten y la libre determinación es un derecho que nosotros exigimos que se reconozca porque, además, es un derecho humano fundamental. Aquí ningún pueblo nació con privilegio para someter a otro e imponerle la cultura".


 

Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929