Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
 
Año LXXXVII - Nro. 31.170Martes 28 de mayo de 2002

 

La otra cara de Lumaco

La actividad forestal ha sido constantemente criticada por campesinos mapuches de Lumaco, como causante de la sequía que los afecta. Los datos técnicos son confusos.

Lejos de su figuración pública por las movilizaciones mapuches, la sequía de Lumaco es poco conocida (pese a la lluvia). ¿Causas? Para muchos es la forestación exótica, cuestión que los expertos prefieren no afirmar categóricamente. Coincidencia o no, la experiencia de las comunidades indica que con la tala de estos bosques, las fuentes de agua lentamente están resurgiendo y con ello las esperanzas de muchos mapuches. 

La comuna de Lumaco se ha hecho internacionalmente conocida por ser una de las zonas de movilización mapuche en los últimos años. Sin embargo los problemas que las comunidades deben enfrentar no sólo se relacionan con la falta de tierra, sino que -cada vez con más fuerza- por la falta de agua. 

En la escuela del sector Quetrahue, cercana a Lumaco, los escolares asisten a clases con botellas de agua, pues el pozo que los proveía hace tiempo se secó. En Reñico Grande, muchas vertientes y esteros desaparecieron, y los que quedan apenas vislumbran pequeñas salidas de agua. En el sector alto, profundas depresiones en el suelo delatan que algún día existió un grueso caudal. Hoy, lo más semejante a tal paisaje podría ser lo que conocemos como la superficie lunar. 

La realidad que hoy vive Lumaco es desconocida por muchos en nuestra región, incluso para algunas autoridades. "Esta falta de agua nos coarta nuestra forma de vida. Lo más grave es que su causa no tiene tanto que ver con cambios climáticos, pues mayoritariamente este problema está causado por la plantación de especies exóticas en lugar del bosque nativo", afirma un dirigente mapuche del sector.

ESCUELA

Uno de los casos más graves, ya que afecta la seguridad sanitaria de los niños, se da en la escuela de Quetrahue, cercana a Lumaco. Los pozos hace tiempo ya están secos y esta crítica situación los ha obligado a tomar medidas de emergencia. "Hoy los niños deben concurrir a la escuela con botellas de agua. Además del riesgo sanitario, esto representa para ellos un gran esfuerzo, ya que en la mayoría de sus casas también están sufriendo de este problema", afirma el director de la escuela.
En Reñico Grande, a 6 kilómetros del camino Lumaco - Traiguén, al interior del Fundo Santa Clara, Pedro Llanquinao, presidente de la comunidad, relata que históricamente existió un caudal que se secó. Tras la tala del bosque el caudal reapareció como una pequeña vertiente, pero la comunidad teme que vuelva a desaparecer con la reforestación exótica. Lo mismo ocurre con el estero que se ubica en el sector alto, un lugar estratégico para los mapuches, ya que constituía un lugar ceremonial de descanso y petición para un buen viaje. "Cuando esto se secó sentimos una impotencia tan grande que, creo, afectó nuestra salud. Esto trajo como consecuencia que se secara el canelo, nuestro árbol sagrado. Si no hay canelo, se empieza a acabar nuestra espiritualidad, un hecho muy grave que no miden los impactos ambientales", afirma Alfonso Reimán.

MEDICINA TRADICIONAL

También apuntando a la espiritualidad mapuche, la machi Teresa Painequeo afirma que la pérdida de fuentes de agua por la actividad forestal está provocando la desaparición de las hierbas medicinales. "Muchas hierbas que antes se podían encontrar fácilmente en la zona. Hoy, para usarlas en tratamientos, hay que ir a buscarlas muy lejos de nuestra comunidad", comenta.
Según el documento "Plantaciones forestales y comunidades mapuches", elaborado por el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, Olca, la carencia de agua y la desaparición de las especies nativas -de uso principalmente ceremonial y medicinal-, ha producido serios impactos en la salud humana de los lugareños, involucrando aspectos físicos y sicológicos, pues los individuos se ven afectados en su interioridad por los cambios producidos. 

"Las plantaciones forestales y la actividad empresarial realizada en torno a ella, tienen también impactos culturales en las comunidades mapuches. Esto es otra dimensión del problema, en donde el efecto ambiental físico detona en un cambio de comportamiento sociocultural, y por ende en una forma distinta de vivir la vida en las comunidades", enfatizan los expertos de Olca.

Causas

Para los afectados por la sequía en Lumaco, unánimemente ésta es causada por la gran expansión de las forestales y su consiguiente forestación con especies exóticas. Sin embargo, las investigaciones que hasta el momento existen no son categóricas, tanto con los que defienden esta teoría, como con los que sostienen todo lo contrario.
Según la publicación de Olca, "las empresas forestales, y quienes defienden el modelo actual y sus beneficios, desconocen y dudan de las denuncias efectuadas sobre la contaminación de las aguas y el agotamiento de este recurso en zonas de plantaciones", agregando que más que evidencia o datos demostrables, lo que prevalece en esta postura son las consideraciones económicas de una actividad rentable en las condiciones actuales para grupos económicos. 

Coincidencia o no, la llegada del bosque exótico ha disminuido considerablemente el agua del sector y con la tala está comenzando a brotar de nuevo. "Estamos contentos porque fuentes de agua que habían desaparecido han vuelto a brotar lentamente, pero tememos que con la reforestación vuelvan a desaparecer", afirma uno de los dirigentes. 

Colaboración: Fundación Instituto Indígena.
 


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929