Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
 
Año LXXXVII - Nro. 31.197Lunes 24 de junio de 2002

 

Mapuches y aymaras reciben el nuevo ciclo de la vida

El Machaq Mara fue dirigido por el yatire Fortunato Manzano, ritual en el que también participó la machi Margarita Alecoi, quien a su vez será la encargada de encabezar el We Tripantu compartido entre mapuches y aymaras en la comuna de Nueva Imperial.

Mientras las comunidades indígenas de la IX Región se preparaban para recibir un nuevo año en la celebración del We Tripantu, un grupo de mapuches hacía lo propio tras regresar ayer, junto a 27 aymaras, desde las nortinas tierras de Arica, lugar donde celebraron el "Machaq Mara" o Año Nuevo andino.

Veintisiete mapuches de las comunas de Nueva Imperial, Freire, Pitrufquén, Carahue y Teodoro Schmidt, participaron en el ritual realizado en el Cerro Sombrero, próximo a la ciudad de Arica, donde a partir de las seis de la madrugada del viernes, esperaron la llegada del Tata Inti (Padre Sol), aunando voluntades y demandas de los pueblos Mapuche y Aymara.

El año nuevo para los pueblos andinos se celebra el 21 de junio de cada año, por considerarse un día cósmico, ya que corresponde a la fecha en que el sol se encuentra lo más distante de la tierra y la vez inicia su retorno.

Al igual que el We Tripantu (Año Nuevo mapuche), el Machaq Mara se relaciona con los ciclos agrícolas, ya que la tierra se prepara a recibir la semilla para iniciar una nueva etapa.

Sin embargo, según explicó el consejero aymara ante la Conadi, Carlos Inquiltupa, "al igual que el We Tripantu, el sentido del Machaq Mara es amplio y guarda relación con todas las leyes de la naturaleza y no solamente los ciclos productivos. Tiene una significación cósmica que nos remite a la sabiduría de nuestros ancestros, que sigue viva a través de la recuperación y mantenimiento de nuestra identidad como pueblos originarios".

La ceremonia se inició con una Pawa o "quema de mesa", a través de la cual se entregaron ofrendas a los seres superiores en espera de los primeros rayos del Tata Inti. Todo esto bajo la dirección de un Yatire, o guía espiritual de la tradición aymara.

Siempre manteniendo el semi círculo abierto en dirección al sol, los participantes compartieron sus deseos para la nueva etapa que comienza, mientras el Yatire exponía la relación entre la Pachamama, deidad que representa las cualidades de la fertilidad femenina, y el Tata Inti, vinculado a la germinación de la vida.

Luego, mapuches y aymaras compartieron alimentos y demandas en una unión fraternal, con particular énfasis en su condición de pueblos originarios y hermanos.
 

 

INTERCAMBIO CULTURAL

Esta primera etapa del intercambio cultural, que incluye también la participación de representantes aymaras en un ritual del We Tripantu, fue posible gracias a un proyecto presentando por Inquiltupa y el consejero mapuche ante la Conadi, Hilario Huirilef, contando para ello con el apoyo de este organismo estatal.

En este sentido, Huirilef destacó la importancia de este encuentro por considerarlo "un primer gran paso para lograr una mayor coordinación en nuestro accionar. Si bien nuestras demandas son diferentes, ellos requieren agua y nosotros tierra, no es menos cierto que nos une la necesidad de avanzar hacia el reconocimiento constitucional en nuestra condición de pueblos originarios y la ratificación del Convenio 169 de la OIT, por citar tan sólo dos ejemplos".

Tras concordar con Huirilef, Carlos Inquiltupa enfatizó: "Esta experiencia nos ha permitido compartir nuestras tradiciones y acercarnos como pueblos hermanos que somos; además de constituir una extraordinaria oportunidad para reafirmar aún más nuestras identidades y estrechar lazos en torno a nuestras demandas", destacó.

La visita de la delegación mapuche se extendió por cinco días, en los cuales participaron en diferentes actividades por motivo de la celebración del Machaq Mara, además de una visita al altiplano y un partido de fútbol amistoso, tras lo cual los mapuches hicieron una demostración de palín y compartieron una "guatia", comida tradicional andina.
 

 

HOY

Para hoy está contemplada la celebración central del We Tripantu desde las seis de la madrugada en la localidad de Hualacura, comuna de Nueva Imperial, ritual en el que los aymaras tendrán también la oportunidad de compartir su cosmovisión y sellar así este intercambio intercultural que se extenderá hasta el miércoles, esta vez, en tierras de La Araucanía.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929