Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
El Día, La Plata (Buenos Aires), 27 de febrero de 2002.

La Ciudad

Piden al Museo la devolución de los restos de dos caciques

Ayer comenzaron las gestiones. Son cuatro los restos que deben ser restituidos. También piden tierras.

Lorenzo Cejas Pinzén, a quién acompaña José Gherbesi (Inti Sonkoy), de la etnia quechua.


El reclamo aborigen por sus antepasados. Aborígenes de la comunidad de Trenque Lauquen llegaron ayer a La Plata para formalizar, ante el Museo de Ciencias Naturales de nuestra ciudad, el pedido de restitución de los restos de dos caciques, entre ellos los de Calfucurá, y de otras dos personalidades indígenas. Otras tribus lograron éxito con demandas similares ...

"Calfucurá (ver "El soberano de las pampas") fue nuestro gran jefe, nuestro héroe, cuando éramos una nación libre e independiente", subraya a este diario Lorenzo Cejas Pincén, ullmen o cacique de la comunidad pampa mapuche de Trenque Lauquen, que ayer se entrevistó con la directora del Museo de Ciencias Naturales, doctora Silvia Ametrano, para pedir la restitución de los restos de los caciques Calfucurá y Cherenal y de un Indio Brujo o machi y de Ghipitruz, figura también legendaria y bravía. "Los restos llegaron al Museo con la donación de su colección particular que realizó el doctor Estanislao Zeballos al perito Moreno", confió Ametrano quien agregó que "con la entrevista comenzaron las tramitaciones. Fue un primer acercamiento".

La directora del Museo recuerda la existencia de una ley nacional, la 25.517, que establece que "deberán ser puestos a disposición de los pueblos indígenas y/o comunidades de pertenencia que lo reclamen, los restos mortales de aborígenes, que formen parte de museos y/o colecciones públicas o privadas". Y agrega, "por lo tanto, la institución sólo puede acatar, pero la ley coincide con el espíritu del Museo". El Museo "posee los cráneos de estos caciques" y Ametrano aseguró que se procederá a la restitución de los restos "de la manera más respetuosa y teniendo en cuenta los ritos y ceremonias que quieran realizar las comunidades" Previamente debe desarrollarse el correspondiente trámite "y yo elevaré la solicitud al Consejo Académico para que fije su posición".

¿Cómo llegaron los restos de importantes caciques al Museo? De acuerdo a lo informado, fueron de la colección particular del doctor Estanislao Zeballos quien, según se cuenta, en tiempos de la Conquista del Desierto, tomaba los restos para estudiarlos de acuerdo a las premisas de aquél tiempo. Los aborígenes sepultaban a sus muertos de manera muy superficial y podría decirse, que esas tumbas fueron profanadas, como dicen las comunidades aborígenes. Fundado el Museo de La Plata, Zeballos donó su colección.

Los reclamos de las comunidades aborígenes no se limitan a los restos. En los últimos años y con el advenimiento de la democracia, se produjo una concientización de las distintas comunidades que comenzaron a hacer oír sus reclamos. Algunos culturales, otros son los restos provenientes de la profanación de sus tumbas para que sean devueltos a sus descendientes y recibir la sepultura de acuerdo a sus creencias, "para que sean venerados por sus familiares y pueblo. Permanecen en el Museo en donde están catalogados por los números 241, 317, 339 y 337, a donde fueron llevados después de ser considerados 'trofeos de guerra', en tiempos de la conquista de nuestro territorio". Pero también reclaman tierras para sus comunidades.

Lorenzo Cejas Pincén, a quien acompaña José Edgardo Gherbesi (Inti Sonkoy), de la etnia quechua, vive en la reserva cercana a Trenque Lauquen. Su comunidad, unas 250 familias, conforman los más de 100 mil aborígenes que viven en la provincia de Buenos Aires, algunos en comunidades y otros en las grandes ciudades, sufriendo el desarraigo. "Somos 250 familias pero en la zona somos unos dos mil, la mayoría desperdigada al faltarnos tierra. Nosotros vivimos en unas 150 hectáreas que destinamos a la cría de cerdos y en parte a generar nuestros propios alimentos, con huertas y animales. Por eso ayer nos reunimos con funcionarios del ministerio de Gobierno para reclamar tierras fiscales. Nos dijeron que van a hacer un rastreo para buscar las apropiadas y poder asentarnos allí nosotros para dedicarnos a la crianza de especies en extinción, como los ñandúes, los guanacos".

"Los restos que reclamamos -advierten por último- no son explícitamente para nuestra comunidad. Calfucurá será entregado a sus descendientes y seguramente recibirá sepultura en Neuquén. Así haremos con Cherenal y Ghipitruz. A nuestra tierra irán los restos del Machi. Nosotros pertenecemos a la organización Hijos del Sol que está en toda Latinoamérica. Precisamente en estos momentos se están haciendo gestiones similares a las nuestras en Chile".
 
 

©2002 Diario El Día - La Plata, Buenos Aires, Argentina