Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

 
 

El Día, La Plata (Buenos Aires), 27 de febrero de 2002.
 
 

El soberano de las pampas


El cacique Calfucurá fue llamado el "soberano de las pampas", tierras en las que reinó durante 40 años y en las que lució su coraje, su sabiduría y astucia. Se cuenta que alrededor de 1830 apareció en las llanuras argentinas, Callvucurá -Piedra Azul, luego llamado Calvucurá y por último Calfucurá.

Llegó desde el otro lado de la cordillera, de la tierra de Caupolicán y de Lautaro y fue un digno descendiente de los héroes cantados por Alonso de Ercilla y Pedro de Ocaña. Fuerte y corajudo, consciente de su potencia, desplegó su estrategia para defender su territorio y oponerse al "huinca". Utilizó la diplomacia, se carteó -porque sabía leer y escribir- con generales enemigos, trazó alianzas con Rosas y luego con Urquiza, pero también participó de combates sangrientos y de trágicos malones.

En su último combate, la batalla de San Carlos librada en Bolívar el 8 de marzo de 1872, Calfucurá era anciano y sin embargo lideró en primera línea de combate a su tropa contra las fuerzas del ejército que comandaba el General Rivas. En la edición de El Día del 8 de marzo de 1963, recordando los 91 años de aquel bravío combate, se extractó el relato de aquella batalla del libro del doctor Alvaro Martínez, "Orígenes de San Carlos de Bolívar". Allí se cuenta que "el ejército indio (3.500 combatientes) avanzó bien formado, teniendo a su izquierda mil lanzas chilenas al mando de Renquecurá; al centro otras mil constituidas por salineros e indios de Pincén, a las órdenes de Catricurá; a la derecha mil araucanos de Chile y de Neuquén que obedecían a Namuncurá, hijo y luego sucesor de Calfucurá. La retaguardia al mando del cacique Epumer Rosas estaba formada por 500 ranqueles. A la vista de las tropas y a un toque de clarín el ejército indio se abrió en semicírculo ocupando una gran extensión del terreno. Fue entonces cuando Calfucurá en gran galope, las arengó en su lenguaje pampa...". La batalla terminó con la derrota india en manos de un ejército menor, pero mejor armado. El cañón causó estragos. Calfucurá se retiró a sus toldos de Salinas Grandes y un año después murió de pena.

De aquél bravío cacique, el "soberano de las pampas" que reinó 40 años hasta su muerte en 1873, nació Manuel Namuncurá, que combatió en San Carlos y fue su sucesor. Manuel Namuncurá, con una de sus tres mujeres, Rosario Burgos, chilena y cautiva de los araucanos, concibió a Ceferino, el santito de las pampas que murió en un hospital de Roma el 11 de mayo de 1905.

©2002 Diario El Día - La Plata, Buenos Aires, Argentina