Santiago de Chile, Lunes 14 de Enero de 2002

POLÉMICA EN LA CONADI:
Experto cuestiona a indígenas collas como pueblo originario de Chile

Mauricio Silva, Juan Soto

MAURICIO SILVA Y JUAN SOTO

Uno de los expertos que más sabe en Chile sobre la etnia de los collas está cuestionando seriamente su existencia como pueblo originario.

De comprobarse esta teoría, los 10 mil indígenas collas que viven en condiciones de extrema pobreza en la Región de Atacama deberían dejar de pertenecer a la Corporación Nacional de Desarrollo (Conadi) y no recibir beneficio alguno que la ley otorga a quienes forman parte del origen de la nación chilena.

El arqueólogo Miguel Cervellino Giannoni, actual director del Museo Regional de Copiapó, es quien asegura que esa etnia no es tal y que fue erróneamente incorporada en 1993 a la Ley Indígena.

Cervellino admite, eso sí, que esta comunidad necesita de mucha ayuda debido a su pobreza.

La inclusión de los collas en dicha ley, que lleva el número 19.253, fue propiciada por el senador PS de la III Región, Ricardo Núñez.

A fines del año pasado, dirigentes collas lograron derecho a voz en el último consejo realizado en Arica por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena.

Esto les permitió tomar parte en la discusión de temas presupuestarios y asignaciones de recursos.

Según Miguel Cervellino, los estudios realizados sobre el tema indican que los grupos autodenominados collas llegaron hace poco más de un siglo al país, como pastores de cabras desde Argentina.

Las primeras raíces collas están asentadas en Bolivia, desde donde fueron desplazados por los incas hacia el noroeste de Argentina.

Los collas tienen, sin duda, rasgos indígenas, pero no hay evidencias de su identidad como pueblo histórico. Ocho son las etnias representadas por la Conadi: mapuche, aimara, rapa nui, atacameña, quechua, kawashkar, yámana y colla.

La expresión colla es empleada genéricamente en los países vecinos para designar a los habitantes de las montañas. Los 10 mil collas viven en 14 ayllus.

Voz y Voto
Óscar Pacho González, líder colla, dice que su comunidad pretende tener un consejero de pleno derecho ante la Conadi y que la meta es conseguir la propiedad de tierras que disputan con compañías mineras.

A la vez, refuta a Cervellino al sostener que los primeros registros de colla en Chile datan de 1750, en la zona de Taltal, y que tuvieron una lengua denominada kakán, que existió hasta la llegada de una empresa minera estadounidense.

Sea como fuere, las dudas han obligado a la propia Conadi a encargar un estudio antropológico a la Universidad Academia de Humanismo Cristiano


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P