Santiago de Chile, Martes 19 de Febrero de 2002

RÉPLICA A ACUSACIÓN DE NEGLIGENCIA:
Intendente defiende labor contra incendios

Arturo Zúñiga

ARTURO ZÚÑIGA

TEMUCO.- En una primera fase, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) realiza una investigación de los daños ocasionados por los incendios forestales, para obtener los antecedentes técnicos que permitirán indagar el origen de los siniestros. Este proceder, según el intendente de la Novena Región, Ramiro Pizarro, descarta los supuestos del werkén del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán.

El vocero indígena señaló que los focos incendiarios podrían tener un origen intencional, a fin de posibilitar la explotación de los bosques de araucarias, que la legislación prohíbe en su estado natural. Asimismo, acusó a la autoridad de negligencia en su actuar, atribuyendo a la inoperancia de los primeros días el que el fuego se hubiese extendido hasta alcanzar sus actuales proporciones, consumiendo decenas de miles de hectáreas de plantaciones y bosque nativo.

La autoridad regional sostuvo que en sus inicios los focos eran controlados por los brigadistas de la Conaf, pero la repentina aparición del viento puelche cordillerano expandió las llamas, desatando la actual catástrofe. "De no haber sido así, el fuego se habría controlado con los elementos de que disponíamos", aseguró.

Explicó que la información estuvo a su disposición cuando se declaró la alerta, a partir de lo cual se adoptaron las medidas necesarias. Una de ellas fue la constitución del Comité de Emergencia, para coordinar los esfuerzos de todos los organismos involucrados.

Insistió en que no se estimó necesario una declaración inmediata de alerta roja, tras la aparición de los focos, por cuanto éstos se encontraban en una fase de control por parte de los elementos disponibles por la Conaf. "Pero hay eventos que escapan al control humano, como el viento. Lo que en principio era un incendio bajo control pasó a una fase de desastre natural de carácter regional y aun nacional", enfatizó.

Respecto de la posible intervención de particulares en su origen, como afirmó Huilcamán, sostuvo que quienes dispongan de información veraz debieran proporcionarla a la autoridad, organismos técnicos pertinentes o incluso a los tribunales, para facilitar las indagaciones y determinar responsabilidades.

Pizarro rechazó denuncias de que el fuego habría sido iniciado por mapuches. "Otros señalan que los incendios fueron provocados para hacer plantaciones de pino insigne. Eso no es posible, porque no es viable ese tipo de explotación en las quebradas de las montañas", señaló.

El argumento de Huilcamán, de que existen personas interesadas en provocar incendios para quemar los bosques naturales de araucarias y permitir su posterior explotación, Pizarro lo atribuyó a una presunción ligada a la historia de la Araucanía. En éste se registran episodios de enormes extensiones destruidas por incendios, para obtener tierras de cultivo y para la ganadería.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P