Santiago de Chile, Miércoles 6 de Marzo de 2002

PEHUENCHES Y CARABINEROS:
Enfrentamientos en el Alto Biobío
Las fuerzas especiales de Carabineros llegaron al Alto Biobío a despejar el puente Malla, objetivo alcanzado finalmente anoche.

RALCO.- Una veintena de detenidos y heridos, entre estos últimos algunos policías, fue el resultado de violentos choques entre pehuenches del Alto Biobío y fuerzas especiales de Carabineros, en su intento por poner término a la ocupación del puente Malla. La ruta es paso obligado hacia las faenas de construcción de la represa Ralco, en el sector de Palmucho.

La movilización indígena, según María Curriao, presidenta de la comunidad de Quepuca Ralco, tuvo como propósito exigir el cumplimiento del protocolo de acuerdo suscrito por el Gobierno y la empresa Endesa con las familias indirectamente afectadas por la construcción de la central, en 1998. Los pehuenches sostienen que aún no reciben las indemnizaciones prometidas. El acuerdo implica incentivos y subsidios para 185 familias por$ 2.150 millones.

Carabineros realizó dos intentos por desalojar el puente. En el primero, los pehuenches se replegaron hacia un sector alto, obligaron a los conductores de tres camiones de empresas contratistas de Endesa a entregar las llaves y colocaron los vehículos como barricadas para obstaculizar el tráfico. Los manifestantes vaciaron la carga de hormigón de los tres camiones y sacaron el aire a las ruedas.

Después de largas horas de tensa espera, a las 19.15 horas, Carabineros, con refuerzos llegados desde Concepción, y en medio de una lluvia de piedras y gases lacrimógenos, procedió a desalojar el camino. Los indígenas retrocedieron hasta la casa de Antolín Curriao, uno de los líderes de la resistencia, incendiando de paso uno de los camiones que permanecían en el lugar. Los detenidos fueron trasladados a la tenencia de Ralco. No se revelaron cifras concretas de ellos ni de los heridos.

En tanto, el intendente de la Octava Región, Jaime Tohá, dijo que el Gobierno se hará parte en el proceso por el atentado incendiario que destruyó el lunes un camión de una empresa contratista de Endesa.

Todos los incidentes registrados en los últimos días buscaban impedir el avance del transformador para la central hidroeléctrica Ralco, el cual está a 20 kilómetros de su destino final, en las instalaciones de la central Pangue.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



 
 

©2000 Empresa El Mercurio S.A.P