Santiago de Chile, Martes 12 de Marzo de 2002
VERSIÓN DE LA MINISTRA CECILIA PÉREZ:
Lagos hace renunciar a jefe de Conadi
 
Cecilia Pérez, ministra 
de Planificación y 
Cooperación.
Otón Gutiérrez Bello

OTÓN GUTIÉRREZ BELLO

Sorprendida se manifestó la ministra de Mideplan, Cecilia Pérez, por las declaraciones que formuló ante la prensa Edgardo Lienlaf (DC), ex director de la Conadi, en las cuales daba cuenta de presuntas presiones para tapar una investigación en torno a irregularidades en la compraventa de tierras destinadas al pueblo mapuche.

Manifestó que hasta la semana pasada, cuando se le solicitó que pusiera su cargo a disposición por orden del Presidente Ricardo Lagos, no se tenía conocimiento de estos supuestos manejos ilícitos.

El sucesor de Lienlaf, el abogado radical Aroldo Cayún Anticura, se encontraba dentro de una terna que estudiaba el Gobierno para que asumiera como nuevo director del organismo.

La ministra insistió en que la petición de renuncia al ex director se venía gestando desde hace algún tiempo con miras a fortalecer la gestión de la Conadi, "y el Presidente ha estimado conveniente que este proceso se refuerce y se ha pedido la renuncia a don Edgardo Lienlaf".

También desmintió las presuntas presiones que habría recibido Lienlaf del PPD, PS y PRSD para que se desistiera de la investigación de la supuestas anomalías.

Se le recordó que hace un mes éste fue desautorizado por el Ejecutivo cuando pretendió convocar a una conferencia de prensa para referirse al conflicto mapuche.

El entonces ministro subrogante de Mideplan, Jaime Andrade, dijo que lo que diría Lienlaf no aportaría antecedentes nuevos del tema mapuche y sólo desvirtuaba eventuales nexos con grupos violentistas.

Gobierno cambia tono

Ante una denuncia de empresarios madereros, mediante una inserción en este diario, en el sentido de que "el terrorismo se expande en los sectores de la IX Región de la Araucanía" y que sus derechos no son debidamente protegidos, el Gobierno replicó diciendo que encuentra exagerada esta afirmación.

Declaró que la situación está bajo control y lamentó que se utilizara la palabra terrorismo.

El vocero de La Moneda, Heraldo Muñoz, pidió una "visión balanceada de las cosas".

Señaló que "no hay un intento de bajarle el perfil a nada" y reiteró la inquietud del Gobierno por los hechos de violencia que ocurren en la zona sur del país.

Muñoz insistió en que debe quedar establecido que no todo el pueblo mapuche se encuentra comprometido en estos hechos, pero advirtió que la violencia será atacada con todo el peso de la ley.

Entretanto, el dirigente comunista Jorge Insunza denunció la existencia de un grupo paramilitar antimapuche, que habría empezado a operar en la Araucanía.

Identificó a esa organización como "Hernán Trizano" y dijo que ésta se ha propuesto sofocar por la vía armada la reacción indígena, lo que obstruiría más una salida pacífica.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P