Santiago de Chile, Sábado 16 de Marzo de 2002
 
Aucán Huilcamán. 

 

Comuneros denuncian presencia de nuevos grupos paramilitares

TEMUCO.- El ex vocero de la radicalizada coordinadora Arauco-Malleco, Víctor Ancalaf, denunció la supuesta existencia de al menos dos grupos antimapuches armados en la zona de Angol y Collipulli.

Dijo que ambos comandos, uno de los cuales identificó como Frente Común para la Defensa de la Tierra, estaría integrado por empresarios agrícolas, ex agentes de seguridad del gobierno militar y ex militantes del desaparecido movimiento de ultraderecha "Patria y Libertad".

Sin entregar pruebas de su denuncia, individualizó a dos agricultores como dirigentes de esas organizaciones de autodefensa, recordando que hace un año había hecho públicos esos hechos.

Ancalaf, quien fue marginado de la Coordinadora Arauco-Malleco, lidera ahora a siete comunidades mapuches de Collipulli, las cuales mantienen negociaciones reservadas con el Gobierno para lograr la compra y traspaso de tres mil hectáreas de tierras a los comuneros.

El dirigente dijo que sus comunidades no se dejarán amedrentar por la aparición de grupos antimapuches que "desean frenar las reivindicaciones indígenas".

Advirtió que si el Gobierno no hace nada para tomar cartas en el asunto, investigar y procesar a los instigadores, el pueblo mapuche responderá las agresiones. "En la cancha se ven los gallos", advirtió.

Víctor Ancalaf, quien hace dos años protagonizó una bullada toma del juzgado de Angol, donde quedó encerrado el Ministro de la Corte de Apelaciones de Temuco, Lenín Lillo, intervino de ese modo en la polémica surgida tras la supuesta creación de un grupo paramilitar antimapuche "Hernán Trizano", en la región de La Araucanía.

A su vez, el líder del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, en contacto telefónico desde Estados Unidos, instó al Gobierno a no descartar la existencia de grupos paramilitares que actúan contra los mapuches.

Huilcamán, quien en Washington participa en la discusión del texto sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, en el seno de la Organización de Estados Americanos, dijo que el Ejecutivo debe continuar recabando antecedentes sobre las operaciones de estos grupos antes de negar que estén operando.

Huilcamán desechó las imputaciones del diputado de la UDI por Nueva Imperial, Eduardo Díaz, quien afirmó que entre los violentistas de la Araucanía hay encapuchados de ojos azules. Con ello, el parlamentario se refería a la supuesta infiltración de extranjeros.

Ministerio indígena

Cuatro consejeros de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) plantearon que un aporte efectivo para la solución de los problemas de los pueblos originarios, no sólo pasa por el reforzamiento de ese servicio público, sino por profundas reformas y la creación de un Ministerio de Asuntos Indígenas.

Los directivos dijeron que esperan que la reestructuración de ese servicio público, creado en 1993 para promover la protección, fomento y desarrollo de los etnias, no se limite a cambios de rostros ni a ajustes menores, sino que considere transformaciones profundas, incluso de la ley indígena.

La propuesta del Ministerio de Asuntos Indígenas, como máxima instancia del Ejecutivo, encargado de impulsar una política de Estado en favor de los pueblos originarios, fue planteada por los consejeros mapuches Hilario Huirilef, Miguel Liguempi y José Llancapán y el aimara Carlos Inquiltupa. Éstos son cuatro de los ocho consejeros elegidos mediante votación popular por los indígenas para representarlos en el directorio de la Conadi. Otros cinco lo integran en representación de cinco subsecretarías y tres son nombrados directamente por el Presidente.

Además, plantean la transformación del consejo de la Conadi en una entidad autónoma, elegido en su totalidad por las comunidades y con capacidad de resolución.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P