Santiago de Chile, Sábado 6 de Abril de 2002

DESCENDIENTES DE COLONOS:
Rechazan la entrega de dinero europeo a indígenas

TRAIGUÉN.- Agricultores descendientes de colonos europeos atacados o amedrentados por grupos mapuches radicalizados intentarán impedir que países y organizaciones de ese continente continúen financiando a organizaciones indígenas. Reclaman que "un puñado de seudodirigentes" destinan estos dineros para promover acciones violentas en su contra y no para resolver los problemas de pobreza de las comunidades indígenas.

En asamblea efectuada al mediodía de ayer en el Club Social de Traiguén, unos 150 descendientes de colonos suizos, franceses, italianos, alemanes y españoles, cuyos abuelos y bisabuelos colonizaron el sur del país a fines del siglo XIX y comienzos del XX, acordaron iniciar una ofensiva comunicacional para contrarrestar las acciones de los grupos o dirigentes que desarrollan actos vandálicos, calificados como "terroristas", en su contra.

Dicha ofensiva contempla, como primer paso, el envío de cartas denuncia a las representaciones diplomáticas de los países de sus ancestros, a las Organizaciones No Gubernamentales europeas y a las autoridades de gobierno.

En el encuentro, el primero en su tipo desde hace cuatro años, algunos de los agricultores de la zona propusieron realizar otro tipo de acciones para llamar la atención pública, como el bloqueo de caminos, nuevos y masivos encuentros similares, el apoyo de los parlamentarios y exigir que el Gobierno haga respetar las leyes.

Junto con denunciar que muchos de ellos han sido víctimas de ocupaciones de predios, quemas de bosques, siembras, galpones y maquinarias, cobro de peajes en caminos rurales, ataques armados de grupos encapuchados, indicaron que todas sus acciones serán pacíficas y en el marco de la ley.

Respeto estatal

El descendiente de un colono suizo, Emilio Ruff, también llamó al Estado a que se respete el contrato que el siglo pasado suscribieron sucesivos gobiernos con los inmigrantes que fueron traídos a nuestro país en un amplio plan de colonización para trabajar y desarrollar la zona sur del país.

El encuentro contó con el respaldo de la Sociedad de Fomento Agrícola (Sofo). Su presidente, Manuel Riesco, llamó a la unidad de los agricultores y dijo que las acciones violentistas son promovidas por un grupo de unos 10 seudodirigentes, que no representan a la gran mayoría del pueblo mapuche.

Manuel Riesco reconoció que el Gobierno ha endurecido en las últimas semanas su posición frente a los grupos violentistas, pero dijo que ello se logró gracias a la publicación de una inserción de dos páginas en El Mercurio, en la que denunciaron 599 actos de violencia perpetrados por indígenas en los últimos tres años.

"Nos sentimos defraudados al comprobar que Organismos No Gubernamentales de países europeos, de muchos de los cuales llegaron nuestros antepasados, financien estas actividades violentas, seguramente bajo el engaño de que tienen representatividad y de que utilizan el dinero para una causa justa y noble".

Así señala la redacción de la carta propuesta para ser enviada a las embajadas y organismos internacionales, así como a las autoridades de gobierno.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P