Santiago de Chile, Martes 14 de Mayo de 2002

ATENTADO INDÍGENA:
Camionero reconoce a agresor encapuchado

CONCEPCIÓN.- Los dos conductores de camiones forestales que fueron objeto de un atentado incendiario el pasado 15 de abril en el sector de Tirúa, provincia de Arauco, solicitaron al Juzgado del Crimen de Cañete investigar la participación en el ataque del dirigente de la Coordinadora Mapuche Arauco Malleco, Héctor Llaitul, en el marco de una querella criminal por conductas terroristas interpuesta por este hecho.

Este último fue puesto el viernes a disposición de la fiscalía militar de Lebu, en un proceso por porte y tenencia ilegal de armas.

El representante legal de los conductores forestales, Enrique Stappung, indicó que Llaitul fue reconocido por sus rasgos físicos y timbre de voz por el chofer Antonio Boissier Toro, como uno de los seis encapuchados participantes en el asalto en el que resultó herido con la pérdida de visión de un ojo su padre, Antonio Boissier Cruces, a raíz de un disparo de escopeta a corta distancia. La petición fue formulada ayer mediante un téngase presente al tribunal de Cañete.

Héctor Llaitul, asistente social de 35 años, apodado el "comandante Héctor", es sindicado en fuentes de inteligencia policial como el jefe operativo de la Coordinadora. Se encuentra condenado a 541 días de pena remitida por un requerimiento gubernamental por infringir la Ley de Seguridad Interior del Estado, en el atentado a la hacienda Lleu Lleu del 26 de enero de 2001.

La titular del Juzgado del Crimen de Cañete, Verónica Herrera, decide hoy la situación procesal de los hermanos Avelino y Eduardo Meñaco Lincopi, sindicados por Carabineros como presuntos autores del último atentado incendiario a la hacienda Lleu Lleu. Ambos se encuentran detenidos en la cárcel de Cañete.

El defensor de los mapuches, Pablo Ortega, dijo tener plena confianza en que éstos serán dejados en libertad, por cuanto no tienen participación alguna en el ataque que se les imputa mediante lo que calificó como "un montaje policial".

Ortega dijo que la detención de Llaitul fue hecha en forma irregular y presentó un recurso de amparo en su favor ante la Corte Marcial de Santiago, además de solicitar a la fiscalía militar de Lebu su libertad incondicional.

No hay impunidad
En Santiago, el subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil, opinó que la eficiencia policial contra los actos violentos en la Araucanía ha mejorado conforme se ha ganado experiencia y contado con más recursos técnicos.

Explicó que este año, a diferencia de los anteriores, prácticamente ninguna de las ocupaciones de tierras ha terminado sin detenidos.

En la zona ahora la policía cuenta con un helicóptero con el que se puede seguir desde las alturas a los violentistas que huyen por los bosques. A todo ello, recordó, hay que sumar la existencia de más de quince condenados por delitos de violencia; otros más de 35 sometidos a proceso, y la interposición gubernamental de más de 40 querellas.
 
 

©2000 Empresa El Mercurio S.A.P