Santiago de Chile, Miércoles 12 de Junio de 2002


DISPUTA DE COMUNIDADES:
Mapuches piden dividir tierras del fundo Alaska

Iván Fredes 

IVÁN FREDES 

TEMUCO.- En la manzana de la discordia entre dos grupos rivales de una misma comunidad mapuche se está convirtiendo el fundo Alaska, recientemente comprado por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) a la empresa forestal Mininco para poner fin a un largo historial de ocupaciones, atentados y enfrentamientos protagonizados por comuneros.

Las 1.833 hectáreas de tierras adquiridas en mil 360 millones de pesos incluyeron el fundo Alaska (1.533 há), el fundo El Paraíso (240 há) y la hijuela Chiquitoy (40 há).

En su última reunión, el consejo de la Conadi acordó traspasar la totalidad del fundo Alaska a la comunidad Ignacio Queipul 1, el fundo El Paraíso a la Ignacio Queipul 2, y la hijuela Chiquitoy a la comunidad Huañaco Millao. Sin tierras quedó la Pancho Curimil, considerada la más pacífica de todas.

El problema surge entre las 153 familias de la dividida comunidad Ignacio Queipul 1 y 2. La primera, la más radicalizada, es liderada por el lonco Juan Catrillanca y consta de 70 familias. La segunda, más dialogante y con 83 familias, la dirige Feliciano Cayún.

En febrero de 1999 desconocidos quemaron la casa de Cayún, quien acusó a miembros de la comunidad rival como autores del atentado.

El dirigente sostuvo ayer entrevistas con el intendente Ramiro Pizarro y el director de la Conadi, Aroldo Cayul, para pedir que el fundo Alaska sea repartido en partes iguales entre ambos grupos.

"Queremos que haya transparencia y justicia. No puede ser que los violentistas se queden con todo el fundo y 170 hectáreas de bosque", reclamó Cayún al indicar que el reparto favoreció al grupo más radicalizado y que contaba con menos familias.

Anticipó que seguirán insistiendo ante el gobierno para que se aplique un criterio igualitario y no exista discriminación entre las familias mapuches de uno y otro grupo. 

 


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P