Santiago de Chile, Domingo 1 de Septiembre de 2002


POSTULACIÓN ANTE LA UNESCO:
Nguillatún y Canto a lo Divino quieren tener brillo mundial

Iván Fredes 

IVÁN FREDES 

TEMUCO.- "Inche machigean pilán eymiküen" ("Yo no elegí ser machi. Tú me pusiste"), reza en mapudungún la machi Hilda Meliqueo, de Palihue, al invocar a las deidades Kuze, Fucha, Ülcha y Weche, para pedir, ofrecer y agradecer por su comunidad en el nguillatún, la rogativa religiosa más trascendente del pueblo mapuche.

La machi es la máxima autoridad espiritual de los mapuches y en ese rito, después de ofrecer comidas, bebidas y bailes a sus creadores, siempre tocando su cultrún, cae en trance y logra comunicarse con sus deidades frente y sobre el Rehue o altar, para pedir bienaventuranzas a su comunidad.

Aunque no existe un catastro definitivo, se calcula que en Chile y Argentina existen unas 300 machis y unos tres mil nguillatués (sitios sagrados donde se realiza el nguillatún), que en primavera y otoño, principalmente, convocan a los indígenas en ceremoniales de acción de gracia al aire libre.

Este ritual ancestral, exclusivo de los mapuches de Chile (un millón) y de Argentina (180 mil) será postulado por ambos países - en octubre próximo- al Fondo de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco).

Simultáneamente, el Gobierno chileno también postulará la tradición oral del Canto a lo Divino, una rogativa religiosa u oración campesina recitada poéticamente en décimas, que tiene características propias y únicas en el mundo.

Las próximas proclamaciones se harán públicas el próximo año.

Los cantores a lo divino -se calcula existen un centenar de cultores- manifiestan su devoción religiosa en el campo, donde acompañados de guitarras cantan en versos una reescritura propia, desde la perspectiva rural, de las Sagradas Escrituras.

Ambas expresiones ancestrales, con identidad propia y exclusiva, con una tradición de más de 500 años, pretenden ser reconocidas y preservadas como tesoros u obras maestras de la humanidad.

Sobre el nguillatún, el investigador de la cosmovisión mapuche Juan Ñanculef destaca la importancia de que ese rito ancentral sea reconocido como patrimonio de la humanidad, dado que a través de esa ceremonia los indígenas reconstituyen su mundo y manifiestan de manera sintética su cultura.

Una opinión distinta tiene el polémico líder del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, quien rechaza tal postulación y considera que la iniciativa chileno argentina intenta apropiarse del conocimiento colectivo de esa etnia.

Elegidos 

Las primeras 19 obras maestras del patrimonio oral e inmaterial aprobadas por la Unesco son: Carnaval de Oruro (Bolivia), ópera Kunqu (China), los Cantos Gregorianos (Georgia), crucifijos artesanales (Lituania), teatro sánscrito (India), teatro Nogatu (Japón), música ritual de Jongmyo (Corea), cantos de Ifugao (Filipinas), cultura de Boysun (Uzbekistán), Misterio de Elche (España), ópera de marionetas de Sicilia (Italia), cultura de Semeiskie (Rusia), cultural Plaza el-Fna Djamaa (Marruecos), cultura de Gafuna (Belice), Fraternidad del Espíritu Santo (Rep. Dominicana), pueblo Zapara (Ecuador-Perú), el patrimonio oral de Gelede (Benin), trompetas transversales deTagbana (Costa de Marfil) y cultura de Sosso Bala (Guinea).
 


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P