El Mostrador
Centro de Documentacion Mapuche Documentation Center
12 de Enero del 2002
Premio Nobel alternativo habla de preacuerdo hecho por hermanas Quintremán.
Orrego a 15 días de shock por firmas en Ralco: 'Endesa cavó su tumba'

por Ainhoa Boix

La noticia que las hermanas pehuenches Berta y Nicolasa Quintremán -íconos de la lucha contra la central Ralco- firmaron una promesa de permuta con Endesa sorprendió a todo el mundo, y sobre todo a Juan Pablo Orrego, presidente del disuelto Grupo de Acción por el Biobío (GABB) quien hizo suyas las reivindicaciones de las ñañas durante más de diez años. La expl icación que da el premio Nobel alternativo es que las ancianas hicieron pisar el palito a la poderosa firma.

La firma de la promesa de permuta entre la compañía eléctrica Endesa y las hermanas Berta y Nicolasa Quintremán, íconos de la lucha pehuenche en el Alto Bío Bío, tomó por sorpresa a Juan Pablo Orrego, quien fue presidente del ya desaparecido Grupo de Acción por el Biobío (GABB).

Y no era para menos: el Premio Nobel Alternativo sostuvo durante más de diez años las reivindicaciones de las ñañas ante los organismos de poder nacionales e internacionales, y fue por ello tachado de oportunista y ecoterrorista.

Casi quince días después del sorpresivo y extraño giro impreso por las hermanas Quintremán en el largo conflicto, suscrito sintomáticamente el 28 de diciembre del año pasado (el día de inocentes), Orrego luce más tranquilo. El antiguo integrante del grupo musical Los Blops explicó a El Mostrador.cl la nueva estrategia que sostendrán las hermanas Quintremán contra el proyecto Ralco.

-Durante estos días se ha hablado del dinero que podrían haber recibido Berta y Nicolasa si hubieran aceptado las condiciones de Endesa, y también del que obtuvieron como adelanto a la firma de la permuta. ¿Qué motivó realmente este cambio de estrategia en el Alto Biobío?

-Una de las cosas que según las ñañas las habían obligado a firmar la permuta era que se habían sentido abandonadas. ¿Cómo no se van a sentir abandonadas si han demolido las casas de sus vecinos? Para empezar, Endesa ha desmantelado dos comunidades pehuenches. En segundo lugar, el gobierno no hace nada: mientras ellas ven que están subsidiando a las familias que permutaron con dinero, con paja y leña, ellas no reciben nada.

"En tercer lugar, es cierto: nosotros tuvimos que cerrar nuestra oficina en el Alto Biobío y no podíamos darles el apoyo necesario a Berta y Nicolasa. En cuarto lugar, los voluntarios que servían de escudo a las ñañas contra la empresa de electricidad, desaparecieron después del atentado (en septiembre del año pasado, en que fuero n destruidos dos camiones y una excavadora), porque cualquier persona que acudía a la casa de las mujeres era sospechoso para la policía.

-Además del aislamiento, el adelanto en dinero que recibieron también era bastante atractivo, ¿no?

-Sí: ellas querían recibir una indemnización como la habían recibido los pehuenches que firmaron la permuta. Y nos dijeron exactamente eso: 'este fue un medio que nosotras hemos ideado solitas para tener un poco de dinero por todos los problemas cre ados y vamos a seguir adelante'. Y de hecho, los minutos siguientes llamaron a la prensa y les informaron de lo que había sucedido exactamente y que no pensaban permutar, que sólo habían recibido estos 10 millones de adelanto y que los iban a conservar. Yo lo encuentro realmente asombroso porque, en la práctica, lo que han hecho ellas es tirarles a la cabeza a Endesa un millón de dólares.

-¿Los podrán conservar realmente?

-Sí. No tienen que devolver este dinero porque en el contrat o dejaron una clausula de escape en la que dicen 'en caso que la señora Nicolasa o Berta decida resistirse a este contrato, los 10 millones adelantados se descontarán de una eventual servidumbre posterior que se les podría imponer'. Yo creo que pensaron que las ñañas, una vez con 300 millones de pesos en las manos no iban a soltarlos.

-En esta ocasión, las hermanas Quintremán parecen haber ganado una batalla a Endesa. Pero, ¿qué pasará mañana?

-Bueno, hay una demanda de nuli dad de derecho público que lleva cuatro años en curso y que pide que se anule la autorización ambiental del proyecto Ralco. Y eso se fallará en marzo. Hay indicios, que será favorable para las mujeres, porque es muy sólido y porque la autorización ambiental es el paso fundamental. Sin ella, fuera de la Ley Indígena, se derrumba todo el proceso de autorizaciones y de construcciones de Ralco, todo se retrotrae.

"Eso implicaría la paralización de las obras, y la obligación sobre Endesa de restaurar todo e l Biobío y de devolver a las familias pehuenches sus tierras. Eso está pendiente y ha tenido muchos incidentes, muchos hechos peculiares, incluyendo una visita del juez al Alto Biobío, casa por casa.

-¿Y si no falla a favor de los intereses de las ñañas?

-Si la nulidad del derecho público queda rechazada, todavía queda el hecho que hay siete familias pehuenches que no quieren permutar, y esa decisión está amparada por la ley. A las hermanas Quintremán les ofrecieron un millón de d ólares, que si fuesen para todas las familias, haría un total de siete. ¿Qué es lo que demuestra eso? Que la empresa sabe que no está amparada por la ley. Si no, una empresa fuerte y abusiva como Endesa ya las habría echado. Ahora, la empresa va a seguir tratando de conseguir su objetivo, porque como cuenta con ese extraño apoyo...

-Endesa proseguirá con sus demandas. ¿En el Alto Biobío están preparados para ello?

-Curiosamente, cuando fuimos estos dos sábados al Alto Biobío descubrimos que Challén, una de las mujeres, se está construyendo una casa más abajo, dentro de la sombra de la inundación... Y es súper curioso: están con una especie de esperanza renovada, como desafiando y con confianza en que el proyecto no se va a cumplir. Y nosotros estamos muy tranquilos, porque la empresa ha cavado su propia tumba junto al gobierno.

"Los que están en una postura legítima son las familias que se han negado a permutar y la que está en una posición ilegítima, desde un comienzo, es la empresa. Si no fueran indígenas y fueran chilenos no podrían empezar a construir un proyecto para el que no tienes en propiedad las tierras que necesitan. Es ridículo. Cuando Frei les otorgó la concesión eléctrica definitiva, Endesa no tenía la propiedad de las tierras, para empezar. Tenía juicios pendientes: no tenía el derecho sobre el agua y había un recurso de nulidad todavía en curso.

-¿Cree que el gobierno de Lagos se presenta mejor para las ñañas?

-El Presidente, en una reunión en la Moneda dijo, 'no se van a inundar tierras no permutadas'. Yo soy testigo de eso. Sería algo muy raro que el gobierno violara su palabra de esa manera. Y el Presidente las visitó en sus tierras, las recibió en la Moneda. Creo que hay un compromiso público que el gobierno no podrá violar. Pero en este momento realmente nadie entiende bien cómo podrá terminar todo, porque como la empresa siempre confió en el apoyo del gobierno y que iba a poder sacar a las ñañas, ellos procedieron a seguir av anzando y seguir invirtiendo. Se dice que Endesa invirtió cerca de 25 millones de dólares, que han completado cerca del 45 por ciento de las obras... La situación es rarísima, yo lo reconozco. Pero el problema se lo crearon ellos mismos.
 

_______________________