El Mostrador
Centro de Documentacion Mapuche Documentation Center

16 de Mayo del 2002

Compra de predios no se limitaría a fundo Alaska

Mapuches celebran triunfo de estrategia por tierras frente al gobierno

por  Mauricio Aguirre A.

Dirigentes de Collipulli destacan que su política de negociar con la boca rezando y con el mazo dando con el gobierno les ha dado como resultado la adquisición de predios en disputa que no se limitan al fundo Alaska, vendido por la forestal Mininco.

Por estos días distintas comunidades mapuches celebran los dividendos que les ha reportado la táctica con la cual han logrado doblarle la mano al gobierno en torno a la recuperación de tierras que disputan a empresas forestales y particulares.

Esta ha consistido, por un lado, en sentarse a negociar con el gobierno, mientras mantienen acciones de presión sobre los predios en conflicto.

El último hito en este campo fue marcado por la adquisición por el gobierno del fundo Alaska, en la comuna de Ercilla, que pertenece a la forestal Mininco y ha sido el escenario de uno de los conflictos más largos con las comunidades.

Sectores empresariales y de la oposición han criticado duramente la compra de éste y otros terrenos en disputa, y las han calificado como "peligrosas" debido a que consideran que terminarán por fomentar la ampliación de las acciones de violencia en la zona mapuche.

Dirigentes mapuches que utilizan el método combinado de fuerza y negociación destacan, en cambio, los buenos resultados que han tenido con él frente al gobierno.

No obstante, en esto -como en todos los temas relacionados con el conflicto mapuche- hay diferencias entre las distintas organizaciones indígenas a la hora de evaluar las estrategias que emprenden en relación con el tema de la tierra.

"Es sólo un punto de partida"

Así, dirigentes indígenas de la localidad de Collipulli -de comunidades ligadas a las actividades de Víctor Ancalaf, quien se descolgó de la Coordinadora Arauco-Malleco- destacan cómo les ha resultado positivo para sus aspiraciones negociar con el gobierno utilizando la lucha confrontacional y el diálogo combinados.

"Cuando el conflicto de reivindicación tomó fuerza, el gobierno nos invitó a sentarnos a negociar. Al cabo de algunos años no pasó nada, y entonces decidimos adoptar la lucha confrontacional como única vía, y tampoco conseguimos nada. Así que realizamos una mezcla inteligente con las dos posturas, y el movimiento ha obtenido considerables logros", indica un vocero de la comunidad de Collipulli.

El dirigente indígena relata que de los seis fundos en conflicto en la zona, tras las negociaciones sostenidas con el gobierno se acordó comprar la totalidad de los predios en disputa a las empresas forestales y propiedades agrícolas. Ello pese a que Collipulli es una de las zonas que más dolores de cabeza ha dado al gobierno.

"Hemos sido una de las comunidades más golpeadas por la represión y una gran cantidad de nuestros lonkos han sido procesados. Este es el lugar en que más veces se ha aplicado la Ley de Seguridad de Estado y se han nombrado ministros en visita. Pero pese a todo esto, logramos los beneficios", puntualiza.

El dirigente asegura que el gobierno se prepara para nuevas adquisiciones en el sector de Collipulli. "Ya se compró el fundo Ginebra, de 430 héctareas, que fue entregado a la comunidad de Aylla Varela, y el predio Pemalemu (300 hectáreas) junto a numerosas parcelas", recalca.

Agrega que en estos momentos está practicamente cerrada la compra del predio de Rucañanco, de mil 90 hectáreas.

"Es cosa de darse cuenta que este fundo (Rucañanco) ha sufrido un sinfín de hechos de violencia, y en la negociación que realizó Mininco con el gobierno acordaron que la empresa forestal lo va a entregar de aquí a fin de año. Eso es parte de un acuerdo que esta firmado", sostiene el dirigente.

"El gobierno ha mantenido reuniones secretas con comunidades que utilizan la vía ilegal a las que se las ha señalado la compra de predios que exigen", confidencia.

El vocero indígena añade que prácticamente en todos los terrenos disputados en la zona se han registrado serios enfrentamientos, en los que incluso resultaron heridos por balines los propietarios de los predios.

Pese a los logros que ha obtenido la comunidad de Collipulli declaran que "la conquista de estas tierras no constituye desde ningún punto de vista un punto de término para nuestro movimiento. Es mas bien un nuevo punto de partida para nuevas jornadas de lucha y de movilización".

"Mientras sigan estando cautivas y en manos de inescrupulosos usurpadores miles de hectáreas de tierras mapuche tanto en Collipulli como en diferentes puntos del Wallmapu (el territorio reivindicado por los mapuches) la lucha continuará", enfatiza.

Apegados a la legalidad

En el caso del Consejo de Todas las Tierras -organización liderada por Aucán Huilcamán-, reconoció que ventas como la del fundo Alaska constituyen una acción de "justicia histórica", pero difirió en cuanto a los métodos usados para recuperar tierras.

José Naín, werkén del Consejo, insiste en que los métodos que promueve su organización no están dirigidos a la lucha violenta, sino más bien "a la identificación de los conflictos motivados por lo que ha sido la expropiación ilegal de tierras mapuches".

"Con la reforma agraria recuperamos parte de nuestros territorios expropiados, de los que nos despojó luego nuevamente el régimen militar y que esperamos recuperar a través de vías pacíficas y apegadas a la legalidad", precisa.

"Con la venta del fundo Alaska se hizo justicia histórica. Mininco comprendió la reivindicación de nuestras tierras usurpadas durante el gobierno militar", explica.

Naín rechazó las afirmaciones de sectores empresariales y de la derecha en torno del uso de la violencia para recuperar el fundo Alaska. "Esa es una acusación falsa. La justicia nunca logró probar la actos terroristas, como califican los parlamentarios de la Alianza por Chile y ciertos grupos empresariales", aseveró.

"Estos señores hacen ver las cosas ante los medios como si la situación en la zona con los empresarios fuera caótica. Eso no es así: al contrario, en este momento se esta negociando en muy buenos términos con otros sectores empresariales la venta de terrenos. Pero la Corporación de la Madera (Corma) y la Sofofa no destacan eso", asevera.

El dirigente del Consejo reconoce que ha existido voluntad política por parte del gobierno del Presidente Lagos para resolver los problemas que los afectan.

Cámara: Derecha dejó fuera a Andrade

En tanto, ayer miércoles se desarrolló una sesión especial en la Cámara de Diputados destinada a analizar el conflicto mapuche y las acciones que debiera realizar el gobierno para evitar hechos de violencia.

Durante la sesión fue impedido el ingreso al hemiciclo del subsecretario de Mideplan, Jaime Andrade, debido a una petición de los parlamentarios de la oposición.

Andrade, quien permaneció en las graderías de la sala, consideró que la actitud de la derecha es "preocupante, debido a que el tema requiere de una mirada amplia. La oposición con este tipo de actitudes vuelve rígido el tratamiento del tema y lo circuscribe al asunto de la violencia", recalcó.

"Aquí se está evitando enfrentar la cuestión principal, se está evitando enfrentar la verdad, que es la existencia de una asociación ilícita en estas regiones de carácter terrorista incendiario. Hay un círculo vicioso que se torna cada vez más cerrado propia de tierra de frontera", indicó el parlamentario.

En la sesión el diputado Alberto Cardemil (RN) denunció que en las regiones de la VIII y IX región operaría lo que calificó como una entidad "de carácter terrorista".

Otro diputado RN, José Galilea, reprochó al gobierno por su política de "comprar predios que han sido atacados e incendiados en diversas oportunidades".

El ministro del Interior (S), Jorge Correa Sutil, presente en la agitada sesión, salió al paso de las críticas y descartó que se haya detectado "algún tipo de vínculo con asociaciones ilícitas que tenga características terroristas en el sur del país". También rechazó "la posible vinculación entre la Coordinadora Arauco-Malleco y el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR)".

"Ninguno de nuestros sistemas de inteligencia, ni las policías han detectado tal vínculo, eso no es efectivo", aseguró Correa Sutil.

La autoridad llamó a los parlamentarios de derecha que denunciaron estos casos a exhibir los antecedentes que dicen poseer. También recordó que el gobierno realizó un estudio a raíz de la enorme cantidad de denuncias sobre violencia en las regiones Octava y Novena.

"Constatamos que gran parte de esos hechos nunca existieron, o que al menos nunca se denunciaron a la justicia. entonces, ¿de qué estamos hablando? No dupliquemos los actos de violencia, no los inventemos", pidió.

Los diputados de la Concertación rechazaron las peticiones formuladas por la derecha dirigidas a lograr el nombramiento de un ministro en visita y aplicar con mayor dureza la Ley de Seguridad del Estado. Del mismo modo, pidieron abordar con celeridad las necesidades de los pueblos originarios.

El diputado Sergio Ojeda, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, se refirió a la deuda histórica que el Estado chileno mantiene con los pueblos originarios. "Ello ocurre en todos los sentidos, porque además de carencias en tierras, no hemos sido capaces de reconocerlos constitucionalmente como corresponde y de ratificar el Convenio 169 que los apoya, como sí lo han hecho otros países".

Durante la sesión hubo un impasse en torno al quórum que impidió que se formara de una comisión dedicada a seguir el conflicto indígena y las medidas que adopte el gobierno en esa materia.