Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
21 de junio de 2002

¿Legalidad o simplemente represión?


Mauricio Buendía / Revista Punto Final
 
 
 
 

En un frío amanecer montuno, intentando entibiar mis ateridos huesos con la complicidad del inefable mate, un anciano mapuche con la mirada perdida en el refulgente fogón afirmó sin atisbo de duda: “la justicia huinka no existe, la ley del huinka está hecha para destruir a los mapuche. Le pasó a los antiguos y nos está pasando a nosotros ahora”. Hoy, cuando más de doscientos comuneros mapuche están siendo procesados por diversas causas relacionadas con la recuperación de sus  tierras, uno no puede más que concordar con aquel taciturno anciano.
 

¿Legalidad o simplemente represión?. Es la interrogante que necesariamente surge al analizar el hecho de que el ministro en visita de Temuco, Archivaldo Loyola, haya condenado a 16 dirigentes y comuneros mapuches a penas que van desde los 61 días hasta los cuatro años de cárcel y al pago de multas de hasta 600.000 mil pesos. Es la resultante de casi tres años de investigación relacionada con cuatro causas acumuladas por los delitos de “usurpación, hurto de madera y lesiones de guardias forestales”. Todo en el marco de las intensas movilizaciones llevadas a cabo entre los años 1998 y 1999 por las comunidades en conflicto de la zona de Traiguén, especialmente en las comunidades de Temulemu, Diádico y Pantano y, específicamente, en la recuperación de los fundos Santa Rosa de Colpi y Chorrillos, ambos en poder de la Forestal Mininco S.A.
 

Pedro Cayuqueo, dirigente universitario mapuche y uno de los 16 condenados por el ministro Loyola, sostiene que “en términos jurídicos el fallo era esperable, por cuanto desde hace mucho tiempo que los mapuche dejamos de creer en un sistema judicial chileno que sólo ha servido para que los usurpadores de nuestras tierras legitimen su derecho sobre lo despojado. Y eso es exactamente lo que ha ocurrido en este caso, donde la justicia ha reconocido los derechos de propiedad del fundo Santa Rosa de Colpi para la Forestal Mininco y a los miembros de las comunidades ­legítimas ocupantes de dicho predio- los ha tratado como delincuentes comunes y decretado su encarcelamiento. En ese sentido, podemos asegurar que dicho fallo sólo se enmarca en un historial penoso de injusticias y atropellos que los mapuche hemos debido enfrentar desde la época de los Juzgados de Indios”.
 

Respecto de los alcances políticos del fallo, Cayuqueo sostiene: “No se puede enfrentar el conflicto mapuche llevándolo a los tribunales de justicia, criminalizando las acciones reivindicativas de las comunidades y persiguiendo judicialmente a sus líderes. Eso significa reducir el conflicto mapuche -que es eminentemente político- a un problema de orden público y seguridad ciudadana, que es precisamente el discurso que la derecha pretende imponer en este país”.
 

Los mapuches condenados por la justicia chilena son: a 4 años y un día de cárcel, más una multa de $601.986: Pascual Pichún, Juan Lincopi, Juan Nahuel, José Millanao, Ricardo Lincopi, Germán Tranamil, Pedro Coilla y el abogado mapuche José Lincoqueo. A 800 días de prisión y una multa de $601.986: Aniceto Norin, Juan Huenchual, Carlos Ramírez y Francisco Ancamilla. A 61 días de cárcel y una multa de $601.986: Julio Marileo, Maria Hueñir y Pedro Cayuqueo. Finalmente a 61 días de cárcel: Alfonso Reiman.