viernes 1 de marzo de 2002
Después de dos días de lluvia

El convoy de Endesa reanudó viaje a Ralco

Un rigurso operativo policial acompaña al transformador que inició la etapa más compleja del recorrido hasta el Alto Biobío

Fuertemente custodiado por personal policial reanudó ayer su viaje el transporte que conduce uno de los transformadores, de la futura central hidroeléctrica Ralco que Endesa construye en la zona de Alto Biobío.
 
La caravana reinicó su marcha pasada las 8 de la mañana de ayer desde la localidad de Human en la comuna de Antuco donde estuvo detenido por 48 horas debido a la lluvia, para empalmar con la Ruta 5 en uno de los accesos a Los Angeles y enseguida tomar el camino que conduce hacia la comuna de Santa Bárbara y la zona cordillerana de Ralco.

      El despliegue de carabineros se coordinó ante los anuncios de protestas por parte de grupos indígenas que se oponen a la construcción de la central y que buscan impedir el paso del convoy. Por ello, en su avance por Los Angeles y en la ruta que conduce a la comuna cordillerana se le sumó un fuerte contingente policial incluido personal de fuerzas especiales y carros lanza agua que van antecediendo a la caravana para mantener la fluidez en la vía.

      De acuerdo a lo informado por el mayor de la Cuarta Comisaría, mayor Miguel Angel Varela, que coordinó las acciones policiales en el área de la Ruta 5, el convoy se desplaza sin problemas, y según lo planificado con personal suficiente para acompañar el complejo transporte en su viaje hacia las obras de la central.

      La vía por la cual se desplaza desde ayer la caravana es la más compleja del trayecto desde que salió de Talcahuano el pasado viernes. Se trata de un tramo aproximado a los 85 kilómetros. En estos sectores, el avance es muy lento debido a la accidentada geografía con curvas, pendientes y bosques más un amplio conocimiento del lugar por parte de grupos opositores al megaproyecto.

      El traslado del transformador por vía terrestre significa un trayecto de 266 kilómetros que, se estima, serán cubiertos en unos doce días. Cada unidad transformadora tiene un peso de 225 toneladas y dimensiones de 9 metros de largo, 3,2 metros de ancho y 4,7 metros de altura.

      Mientras la caravana, avanzaba sin problema hacia la zona cordillerana, la agrupación Mapu-Nehuén integrada por mujeres, advertía su intención de cortar la carretera para impedir el paso al transformador. Sostienen que esta situación ha generado una gran presión en las familias indígenas que mantienen su oposición a la construcción de la central Ralco, acusando a Endesa de actuar ilegalmente.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.