martes 5 de marzo de 2002

Alto Biobío
Extreman protección a convoy de Endesa

Medidas extraordinairas de seguridad han adoptado efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros y funcionarios de Endesa para proteger el convoy que traslada equipos eléctricos de la generadora hasta el lugar donde se construye la represa Ralco, en el Alto Biobío.

La vigilancia es extrema en la ruta que conduce a las faenas porque el difícil trazado obliga a un lento desplazamiento de los camiones que llevan el gigantesco transformador. El convoy está detenido en Pangue por razones técnicas.

El atentado contra un vehículo tolva que cargaba material rocoso que se realizó en la noche del domingo acentuó la tensión, ya que el ataque ocurrió cerca del campamento. La máquina quedó inutilizada por efecto de las llamas que algunos encapuchados desencadenaron con elementos incendiarios.

Desde que se inició el desplazamiento del transformador, grupos ambientalistas y pehuenches han advertido que impedirán el paso de los equipos de la central. Las intervenciones de estos grupos se han limitado a lanzar piedras y tratar de obstaculizar el paso del camión que arrastra el pesado equipo, de tal manera que lo del domingo se inscribe en un contexto de mayor violencia.

La policía informó que dos serían los individuos que con sus rostros cubiertos y provistos de armas de fuego provocaron el ataque a las 22 horas del domingo, en el kilómetro 50, en el camino público que une la localidad de Ralco con Guayalí.

Joaquín Alvear Alegría, de 34 años, que conducía, fue obligado a bajarse del camión y a huir. La propietaria, la empresa Febrag, subcontratista de Endesa, perdió dos máquinas en setiembre pasado en otro ataque que perpetraron desconocidos. La justicia no ha establecido responsabilidades en este hecho hasta ahora.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.