viernes 8 de marzo de 2002
Enfrentamiento en Ralco
Continúan detenidos pehuenches en Chillán
Pendiente quedó la situación de las 55 personas detenidas por los violentos incidentes ocurridos el martes en el Alto Biobío, cuando pehuenches se enfrentaron con carabineros en el sector de Malla.

Las personas, 44 hombres y 11 mujeres, se encuentran en el Centro de Detención Preventiva y Cárcel de Mujeres de Chillán y ayer una parte indeterminada de ellos fue interrogado por el fiscal militar de la capital de Ñuble, Iván Santibáñez.

Hasta los lugares de detención llegaron ayer familiares y amigos de los manifestantes, además del diputado Alejandro Navarro y los abogados Roberto Celedón y Sergio Fuenzalida, quienes asumieron la representación de estas personas.

Celedón sostuvo que se están estudiando las acciones judiciales que se tomarán en los próximos días y lamentó el estado en que se encuentran sus defendidos.

Sostuvo que evidentemente hubo un abuso de fuerza por parte de Carabineros, lo que inlcuso puede ameritar acciones legales contra los funcionarios implicados.

Alejandro Navarro, en tanto, informó que entre los detenidos hay trabajadores de una de las empresas contratistas de Endesa, uno de ellos dirigente sindical, Juan Moreno Lara, quien fue tomado por la policía cuando llegó al lugar de los hechos con una ambulancia para atender a los heridos en los incidentes.

También confirmó la detención de toda la directiva de la comunidad de Ralco-Lepoy, esto es María Curriao, José Curriao, Mario Curriao y Vicente Sepúlveda.
 
 

Reconocen apoyo

Las comunidades en conflicto de Collipulli reconocieron ayer en un comunicado de prensa su participación en la lucha realizada por las comunidades del Alto Biobío, pero negaron la participación de su líder Víctor Ancalaf en los atentados incendiarios ocurridos en la zona cordillerana.

En este mismo sentido, indicaron que "nuestro dirigente Víctor Ancalaf ha realizado desde el año 1998 sucesivos viajes públicos a dicha zona de conflicto, la mayoría de las veces invitado por las propias autoridades tradicionales de la zona, para participar de reuniones y encuentros culturales relacionados con el legítimo intercambio de experiencias de lucha y conocimientos entre dirigentes de un mismo pueblo".

Por otra parte, aclararon que su participación en el conflicto del Alto Biobío no compromete a la Coordinadora Arauco-Malleco, organización de la cual se separaron por diferencias políticas de fondo con el sector liderado por el dirigente José Huenchunao.

Finalmente, las comunidades en conflicto de Collipulli hicieron un llamado a las otras organizaciones mapuches y comunidades indígenas de la zona a sumarse a la lucha desarrollada en la alta cordillera y que comprometen los derechos humanos fundamentales de las familias afectadas por el proyecto Ralco.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.