sábado 9 de marzo de 2002

Dirigentes indígenas protestarán en Ralco
Preparan movilización en Alto Biobío

La violencia presenciada en los últimos enfrentamientos entre Pehuenches y Carabineros en el Alto Biobío, es sólo el comienzo de la lucha por defender las tierras ancestrales. Así lo manifestó en forma desafiante ayer en Chillán, Aucán Huilcamán, presidente del Consejo de Todas las Tierras.

El líder indígena se sumó al grupo de cuarenta comuneros que llegó a la capital de Ñuble para visitar a sus familiares detenidos, a raíz de los incidentes ocurridos el pasado martes durante el traslado de un transformador para la futura central hidroeléctrica de Endesa.

También se informó que para hoy fue programada una manifestación de diversas comunidades mapuches de la Octava y Novena, que tendrá como punto de partida Los Angeles. Los manifestantes viajarán enseguida hacia el Alto Biobío con el fin de tratar de impedir el traslado del transformador de Endesa hacia Ralco y de paso criticar la actuación de Carabineros y del Gobierno.

Huilcamán insistió en la resistencia que pondrán al transporte del transformador, al cual consideran un símbolo de la consolidación del proyecto hidroeléctrico. De igaul forma señaló que no soportarán prácticas represivas en su contra. ''De la misma manera será la reacción de los mapuches'', precisó el dirigente. ''Si a treinta kilómetros de las tierras sagradas, dijo, se produjo este nivel de violencia, no quiero pensar en que más va a suceder si es que el generador insiste en llegar a la tierra de los mapuches''.

Junto a familiares de los detenidos Huilcamán marchó por las principales arterias de la ciudad para luego visitar a hombres y mujeres detenidos. Hizo allí un llamado al gobierno: ''le recomiendo a las autoridades que si quieren actuar en forma preventiva no debieran permitir más movimiento de equipos hasta que se logre un entendimiento entre las partes''.

En tanto, Sergio Fuenzalida, uno de los abogadores defensores, indicó que tras comprobar las indentificaciones de los 55 detenidos, incluyendo a una menor liberada en horas de ayer, quedó completamente descartada la presencia de extranjeros. Indicó que aquellas personas ajenas a los comuneros pehuenches, son trabajadores de empresas subcontratistas de Endesa.

En tanto las autoridades rechazaron el clima de tensión y violencia y señalaron que a cualquier acción de ese tipo el gobierno se opondrá utilizando la ley.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.