domingo 10 de marzo de 2002

Sectores políticos
Preocupación por serios incidentes en el Alto Biobío

SANTIAGO. El ministro del Interior, José Miguel Insulza, reconoció ayer que los recientes incidentes de Ralco, si bien tomó parte un número de personas no muy grande, sí fueron de gran envergadura. ''Eso nos preocupa y vamos a seguir trabajando en ello para saber quién originó esos incidentes. Hay que aclarar si se trató de protestas espontáneas de grupos pehuenches o había, como parece, gente que no era pehuenche -nacionales de otra etnia- infiltrados en esto y formando parte de los incidentes, pero todo eso se está analizando''.

Consultado si entre los protestantes se encontraban integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez o del MIR, enfatizó que no, ''yo creo que se trata de activistas ecológicos''.

Respecto a las protestas que se anuncian en contra de la construcción de la represa de Ralco, Insulza dijo que esperaba que eso fuera bien controlado. ''Espero que después de los incidentes ocurridos en días pasados no tengamos problemas mayores'', acotó. Sobre medidas especiales para evitar estos hechos, el secretario de Estado dijo que esperaba que hubiera suficiente protección policial, ''y estarán los caminos lo suficientemente resguardados para evitar este tipo de incidentes''.

En tanto, como un acto de ''barbarie'' pocas veces visto, calificaron ayer el diputado socialista Alejandro Navarro y el abogado Roberto Celedón, la acción policial contra comunidades indígenas ocurrida el pasado martes en el Alto Biobío, donde fueron detenidos hombres y mujeres que sufrieron diversas lesiones y aún permanecen, en su mayoría, en prisión, cuando protestaban por la construcción de la central Ralco. Anunciaron que pedirán a los tribunales la designación de un ministro en visita y se querellarán contra los responsables de las lesiones, violación de domicilio y atropellos a los derechos de las personas.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.