martes 12 de marzo de 2002

Diputado Navarro les ofreció su bus
Pehuenches en libertad regresan a Alto Biobío a insistir en protocolo

Las 43 personas del Alto Biobío, mujeres y hombres, que estaban detenidos en los recintos penitenciarios en Chillán y que fueron liberados ayer en la tarde manifestaron alegría al recuperar su libertad y reencontrarse con sus familiares, quienes aguardaron largas horas en las afueras del principal centro penitenciario de Ñuble.

Los liberados, varios de ellos heridos, fueron recibidos en el exterior con aplausos. No hubo promesas de calma, al contrario quienes hablaron en el lugar expusieron su objetivo de lograr más beneficios de Endesa y el gobierno, al cual aseguran tener derecho.

Eduardo Molina Bravo, reconoció que regresa al Alto Biobío con el ánimo de luchar por obtener lo que les pertenece. ''Fuimos violentamente atacados con balines y bombas lacrimógenas que usó carabineros. Nosotros luchábamos por el protocolo de acuerdo con Endesa y nos sacaron a palos y de las mechas, sin importar la edad de quienes atacaban'', sostuvo Molina.

Sara Imilmaqui, otra de los dirigentes quien permaneció en Chillán durante los cinco días de detención, indicó que los liberados serán trasladados hoy al Alto Biobío en un bus que el diputado Alejandro Navarro puso a disposición de los comuneros y sus familiares.

El transformador

En tanto en el Alto Biobío, sólo dos kilómetros alcanzó a moverse el domingo el transformador que se traslada hacia la caverna de máquinas de la Central Hidroeléctrica Ralco manteniéndose en dependencias de la Central Pangue, informó el gobernador de Biobío, Esteban Krause. Señaló que se espera retomar el traslado lo antes posible, sin embargo, aún persisten situaciones de orden técnico que deben adecuarse para un viaje sin problemas hasta el lugar de destino en la Central Hidroeléctrica.

Cuestionó la fustigación que hacen algunos parlamentarios respecto a los hechos sucedidos recientemente en que se enfrentaron violentamente pehuenches con carabineros. Según la autoridad, llega el invierno y ''aquí nos quedamos el gobierno y los pehuenches para solucionarles los problema y activistas y parlamentarios se olvidan de ellos '', acotó.

Dijo que desde el punto de vista institucional nunca se han roto las conversaciones con las familias afectadas indirectamente por el megaproyecto Ralco, a pesar de que la comunidad de Quepuca Ralco se ha negado a dialogar en estas últimas semanas, no así los dirigentes de Ralco Lepoy y El Avellano- también afectados indirectamente-, los que han procurado seguir avanzando en las conversaciones respecto al protocolo de acuerdo.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.