domingo 31 de marzo de 2002

Afirmó Luis Llanquilef:
Chile necesita nuevo pacto con indígenas

El Acta de Imperial que permitió la creación de la Comisión Nacional de Desarrollo Indígena, Conadi, y que firmó el ex presidente Patricio Aylwin está agotada y se requiere con urgencia un nuevo pacto entre los pueblos originarios y el Estado chileno.

Así lo sostuvo el vocero de comunidades lafquenches de la provincia de Arauco, Luis Llanquilef, quien señaló que hasta ahora el diálogo ha fracasado y ''algunos territorios del sur de Chile se pueden transformar en ingobernables''.

Como ejemplo indicó que en la Región del Biobío existen claramente dos focos de conflicto permanente, la provincia de Arauco y el Alto Biobío. Precisó que si estas disputas ''hasta ahora no han llegado a extremos mayores, es porque existen dirigentes que aún confían en el diálogo, pero esta voluntad no se expresa claramente por parte del gobierno''.

A su juicio lo que hay hasta el momento son ''sólo contactos'' entre comunidades y autoridades, pero en estas instancias no se resuelven los problemas de fondo que afectan a las etnias.

Diálogo de tres

Llanquilef señaló que para resolver los conflictos, el diálogo tiene que efectuarse con tres actores: indígenas, gobierno y empresarios. Explicó que mientras no se genere este triángulo, no podrán adoptarse las medidas que permitan satisfacer las expectativas de cada sector.

Añadió que cree que se debe encontrar un punto de equilibrio que permita la complementariedad entre las comunidades y las empresas forestales.

Lamentablemente, agregó, no están dadas las condiciones para retomar conversaciones. En este punto criticó la actitud del intendente Jaime Tohá que dispuso aplicar la ley antiterrorista en el Alto Biobío. ''Este tipo de acciones crean dificultades y el intendente es un obstáculo al diálogo'' afirmó.

En este mismo sentido afectan las declaraciones del ministro Heraldo Muñoz que descalificó al pueblo mapuche públicamente y la afirmación del historiador Sergio Villalobos que trató de burgueses a los indígenas. Todo esto insistió crea desconfianzas.

Oportunidad histórica

A pesar de las actuales condiciones poco alentadoras, Llanquilef, expresó que existe una oportunidad histórica para resolver definitivamente el conflicto indígena en el país. Para esto la sociedad chilena debe establecer el año 2010 como el plazo para lograr un gran acuerdo que respete la diversidad cultural de la nación.

En este sentido valoró la designación de Jaime Andrade, subsecretario de Planificación, como coordinador del tema con plenos poderes entregados por el Presidente Ricardo Lagos.

Puntualizó que las señales que hasta ahora ha dado este personero han sido muy positivas, ya que no se ha quedado en la discusión de temas pequeños, sino que entró a los problemas de fondo.

Estos son, a su juicio, la superación de la pobreza en las comunidades y el reconocimiento cultural de los pueblos originarios.

Andrade, dijo, inició un proceso que puede ser lento, pero si es bien llevado puede terminar con éxito. Lo primero, afirmó, es reestablecer las confianzas, tarea que no será sencilla.

En este esquema, sostuvo, la Conadi tal cual como existe no tiene la capacidad de cumplir algún rol, por lo tanto lo que cabe no es hacer una reestructuración del organismo, si no que crear definitivamente una nueva institucionalidad.

Precisó que para tener éxito en esta tarea todos los actores tendrán que enfrentar a quienes por distintas razones no quieren que se avance en esta materia y que realizan acciones que buscan entorpecer el diálogo, como por ejemplo quienes propician actos de violencia y quienes piden represión total para las comunidades indígenas.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.