miércoles 29 de mayo de 2002
Hoy en Cañete
Gobierno y lafquenches en diálogo por tierras
      En la sede del Indap, en Cañete, está previsto para hoy el encuentro entre personeros del Ministerio de Planificación (Mideplan), de la Conadi y dirigentes lafquenches para revisar el avance de las solicitudes de restitución de tierras en Arauco, conforme a un catastro presentado a las autoridades en noviembre de 2001.

      "Esta sería la penúltima reunión antes de firmar un acuerdo definitivo para cuatro comunidades; para que la Conadi inicie el próximo mes el proceso de compra de tierras", dijo el dirigente Luis Llanquilef.

      El acuerdo iría en favor de las comunidades de José Antonio Melita (649 hectáreas); de Francisco Namoncura (111,80 hectáreas); de Juan Catrileo Marinao 1 (113,8 hectáreas en Huentelolén); de cacique Llancao (350 hectáreas) y una parte de la comunidad de María Colipi.
 

     Tierras sagradas

      En el marco de la Ley Indígena, los lafquenches aspiran a la restitución de las tierras afectas al proceso de reforma agraria entre el gobierno de Jorge Alessandri y el gobierno militar; de aquellas que tienen carácter sagrado (cementerios, rituales, juegos de palín) y de las que consideran tierras antiguas.

      De estas últimas no existen documentos, pero "se incluyen como deuda histórica", dijo Luis Llanquilef. En el proceso de "contra reforma agraria", en 1974, el Estado remató 415 mil 053 hectáreas de aptitud ganadera-forestal o secano no arable de la provincia de Arauco, lo que correspondió a un 58,4% del total de tierras expropiadas en la región y traspasadas a privados.

      El catastro considera a la comunidad de los Maitenes, sector Huape, Cañete, que reclama la Reserva Rihue bajo (279 hectáreas); comunidad de José Antonio Melita, sector Reposo, y comunidad de Lautaro Cayucupil, en Cañete, reclaman 649 hectáreas del asentamiento Reposo-Alhueco.

      La comunidad Quidiqueo Huenupil, sector Comillahue, Tirúa sur, reclama 500 hectáreas en el sector de Cerro Negro y Lonco Tripay (tierra de carácter sagrada); la comunidad Cacique Llancao, Cañete, reclama 350 hectáreas del asentamiento Llancao; la comunidad Juan Ignacio Catrileo, Cañete, reclama reserva Cora Los Patos de 1.200 hectáreas, asentamiento Paicaví; comunidad Juan Ignacio Catrileo Marinao 1, Huentelolén, Cañete, reclama reserva Rihue Alto de 113, 8 hectáreas, de Forestal Arauco.

      También, las comunidades Ponotro Yevilao y Francisco Namoncura, en Tirúa, reclaman 78,5 hectáreas y 111,8 hectáreas en Laguna Quidico, asentamiento Labranza, y en el mismo sector, la comunidad de María Colipi viuda de Maril, Las Huellas, Tirúa, reclama 499 hectáreas.

      Las restantes comunidad Pedro Catricura Epullan, Tirúa, reclama 1.171 hectáreas en laguna Butaco, asentamiento Labranza, y la comunidad de Kralhue, Tirúa, reclama Los Canelos de 2.076,5 hectáreas.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.