Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Santiago de Chile, 01 de Febrero del año 2002

Editorial
Violencia en el sur del país

Sólo 65 kilómetros separan los predios de las comunidades huilliches Cañulef y Lefián-Marileo, en la comuna de San Juan de la Costa, del centro urbano más próximo, la ciudad de Osorno. Sin embargo, a juzgar por la brutalidad con que ambas familias se enfrentaron esta semana, la distancia que las separa del "mundo moderno" parece mucho mayor. De otro modo no se explica que una simple disputa territorial derivara en una batalla campal a balazos y hachazos que dejó un estremecedor saldo de cinco muertos y varios heridos.

Ambas comunidades reclaman la propiedad de unas tierras cercanas al sector de Caleta Pucatrihue. Aunque dicha disputa se arrastra desde 1999, nunca había alcanzado este grado de violencia. La supuesta habilitación de un camino en aquel terreno habría desatado el sangriento enfrentamiento, en el que participaron más de 40 personas. La distancia que separa San Juan de la Costa de Osorno, y el agreste trayecto, que sólo puede recorrerse a caballo, impidieron a los efectivos policiales acudir a tiempo para impedir el trágico desenlace. El mal tiempo hizo lo mismo con los helicópteros.

No hay enemistad que justifique tamaña reyerta. Es posible comprender que el paso del tiempo incube odios profundos, y gatille, quizás, conatos o agresiones menores. Otra cosa es aceptar grescas sangrientas, organizadas y sin límite alguno; es decir, la solución de diferencias por medio de la violencia desatada. La justicia debe actuar aquí con todo el rigor posible, a modo de enviar una señal contundente, eficaz. A los responsables debe ubicárselos y aplicárseles la máxima sanción.

Sin embargo, la naturaleza de la disputa y los orígenes de sus protagonistas, remiten forzosamente al conflicto mapuche, detrás del cual se ha instalado una dinámica de la violencia. Además de un esfuerzo policial y judicial, línea de acción que no puede abandonarse, aquí es necesario un gran trabajo educacional que aleje a las comunidades de la lógica que las obliga a recurrir a la fuerza para resolver conflictos para los que existen otras alternativas en el estado de derecho. La muerte de estas cinco personas obliga, a la postre, a una profunda reflexión social que redunde en políticas más exitosas que las desplegadas hasta el momento en dicha zona.



Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
Derechos reservados COPESA