Centro de Documentaciˇn Mapuche Documentation Center
Santiago de Chile, 13 de Junio del año 2002



Cada una de las 106 comunidades implicadas en el acuerdo recibirá cerca de $ 30 millones para proyectos de desarrollo local. 

(Foto: COPESA)

Dirigentes consiguieron compromiso tras intensas negociaciones con autoridades

Destinarán $ 3.189 millones para proyectos de comunidades mapuches

Temuco fue escenario ayer de movilizaciones de grupos indígenas, que exigían el cumplimiento inmediato de acuerdos anteriores suscritos con la Conadi y con las autoridades de la IX Región. 


Fredy Palomera/Temuco 

Las 106 comunidades mapuches del Area Budi podrán optar a la presentación de proyectos que significarán una inversión de unos 30 millones de pesos, los que serán entregados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y aportes del gobierno. 

El acuerdo, que se traducirá en la entrega de fondos por un monto total cercano a los $ 3.189 millones, se logró ayer tras intensas negociaciones por demandas de tierras entre las autoridades y representantes mapuches. El pacto fue ratificado con la firma de un convenio con el intendente de la IX Región, Ramiro Pizarro, quien actuó como ministro de fe. 

Desde la tarde del martes y hasta la mañana de ayer se sucedieron prolongadas reuniones entre dirigentes de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y lonkos de comunidades mapuches, que han intensificado sus demandas de tierras. 

Las actividades comenzaron con la llegada del lonko Feliciano Cayul al edificio de la Conadi en calle Aldunate (pleno centro de Temuco), junto a otros representantes de la comunidad Ignacio Queupul 2, de Ercilla. Estos reclaman la división en partes iguales del polémico Fundo Alaska, adquirido recientemente por la Conadi y cuya mayor parte iría para la comunidad Ignacio Queupul 1, que lidera Juan Catrillanca.

Cayul ha planteado que "no puede ser que los violentistas se queden con todo el fundo", en directa alusión al favoritismo que podría estar existiendo hacia la familia Catrillanca. 

Durante la tarde de ayer, cerca de 200 mapuches de la agrupación Adi Budi, de Puerto Saavedra, se reunieron en la plaza Aníbal Pinto (centro de Temuco), desde donde marcharon hasta un céntrico hotel para exigir modificaciones al Programa Orígenes (con recursos del préstamo BID), para que se dé cumplimiento a las ofertas que hace un año se les hicieron para el Area de Desarrollo Budi. 

Explicaron que, en principio, se les habló que cada comunidad podría desarrollar programas de hasta 20 millones de pesos cada una. 

Presión
En la mañana de ayer, y luego de permanecer durante gran parte de la noche esperando ser recibidos por el director de Conadi, Aroldo Cayún, dirigentes de comunidades indígenas de Loncoche exigieron la agilización de trámites para la entrega de más de mil hectáreas de terreno en la zona. 

Tras reunirse con autoridades de la Corporación, el director nacional de Conadi explicó que la petición es prácticamente una utopía, por cuanto significaría dejar casi sin tierras a otras comunidades de la misma zona. 

Cayún agregó que las conversaciones fueron interrumpidas luego que los indígenas asumieran acciones de presión, entre las cuales estuvieron agresiones físicas y verbales a funcionarios y amenazas de lanzarlo a él mismo por una ventana, según aseguró. 

Erwin Colillanca, dirigente de la agrupación Compu Mapuche Nehuén Tallín, aclaró que la visita a Temuco era para "finiquitar" una conversación pendiente, en la que se les había comprometido la entrega de tierras que, asegura, en la actualidad dista mucho de la cifra convenida. 

Ataques a Conadi
Colillanca denunció que el director de Conadi tuvo una actitud pedante hacia ellos. "Poco menos que se cree el patrón de nosotros, y que porque es director toma las decisiones unilateralmente y tenemos que acatar siempre", dijo. 

El dirigente agregó que nunca ha habido diálogo y recalcó que si en el corto plazo no se les dan respuestas más satisfactorias, iniciarán movilizaciones más fuertes para lograr sus objetivos. 

Un cambio de enfoque
El anuncio de la reorientación de las políticas en materia indígena que hasta ahora había desarrollado el gobierno del Presidente Ricardo Lagos, dado a conocer la semana pasada, fue motivado principalmente porque, hasta el momento, no todas las tierras que han sido entregadas a mapuches están siendo correctamente explotadas y algunas, incluso, se encuentran en una virtual situación de abandono. 

A ello se sumó la polémica que surgió a raíz de la compra de varios fundos forestales por parte de la Conadi, lo que fue muy criticado por los empresarios del sector. Entre estos terrenos estaba el fundo Alaska, que había sido ocupado por comuneros. Ello, a pesar de que el gobierno había asegurado que no se harían acuerdos en torno a predios que fueran objeto de tomas y ocupaciones ilegales. 

El énfasis, desde ahora, según explicó en la oportunidad el subsecretario de Mideplán y encargado del gobierno para asuntos indígenas, Jaime Andrade, estará en la intervención del Estado con instrumentos que tienen que ver con el ámbito productivo, para fomentar el desarrollo de las comunidades. 

Ello, porque pese a todas las políticas desplegadas por la Conadi para satisfacer las demandas de tierras de las comunidades, no hubo en paralelo capacitación ni el apoyo técnico necesario para el desarrollo de las actividades agrícolas y/o forestales en la totalidad de los predios en cuestión. Las cifras indican que de las 164 mil hectáreas que han sido entregadas a estos grupos entre 1994 y el 2001, sólo un 7,4 % recibe respaldo gubernamental. 

Andrade reconoció que es necesario debatir al respecto y para ello propuso un amplio proceso de consulta, tanto en el sector privado como entre las comunidades, a partir de lo cual se espera generar un diagnóstico de la situación del pueblo indígena para que, finalmente, se realicen las modificaciones necesarias a este proceso. Incluso, no descartó que esto podría también implicar cambios a la ley indígena vigente, sobre todo en materias de fondo de tierras y agua.




Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
Derechos reservados COPESA