Santiago de Chile, Miércoles 19 de Diciembre de 2001
En el sector Mirasol de Puerto Montt, el Huipampa es uno de los juegos ancestrales que aún practican los niños del mundo indígena. 

ETNIAS ORIGINARIAS:
¿Con qué jugaban los niños indígenas?

Soledad Neira

SOLEDAD NEIRA

Casi nadie sabe a qué jugaban los niños indígenas. De hecho, en algunos pueblos no hay siquiera referencias orales que den alguna pista.

Son los aimaras y mapuches quienes entregan más detalles, aunque para ellos, los conceptos "regalo", como obsequio o presente, y "Navidad" no existían. Ambos no son parte de sus tradiciones.

Para los mapuches, los primeros acercamientos a las tradiciones navideñas se producen con la llegada de los conquistadores españoles.

Para los pueblos aimaras es más nuevo, no más de medio siglo, según explica Alejandro Supanta Cayo, encargado de cultura de la Oficina de Conadi en Arica.

"No es una festividad nuestra. Se ha asumido porque venían del mundo urbano personas que para estas fiestas traían juguetes a nuestros niños. Es la primera ocasión formal en que conocemos los conceptos de regalos y juguetes", acota.

No hay muchos datos, "pero sabemos, por los relatos de los ancianos, que los niños jugaban con objetos cotidianos, como restos de los animales muertos", agrega.

No se hacían juguetes especiales para ellos. Eran parte de los utensilios de uso común de la gente mayor. Como en la zona alto andina, donde hacían hondas pequeñas, similares a las que usaban para espantar animales. Así practicaban el oficio y aportaban a las tareas de la comunidad.

Lo mismo ocurría con los elementos para la labranza o el pastoreo, que les eran entregados cuando se hacían el "corte de pelo", ritual del paso de guagua a niño. También cuando se destacaban en alguna tarea positiva para la comunidad.

Allí se les daba una cría de animal doméstico (costumbre también mapuche), gesto que tenía un doble carácter: lúdico y de formación. No era una mascota, sino un animal al que debían poner nombre y cuidar probando suerte para ir armando su rebaño.

¿Y en Rapa Nui?

En la Isla de Pascua, las estrictas costumbres en la enseñanza impedían que tuvieran juguetes. "Eran preparados para misiones bien concretas, que estaban preestablecidas desde antes de su nacimiento", explican en la Conadi de la isla.

Hace un siglo o menos, las costumbres se liberaron un poco y los niños tuvieron acceso a jugar con piedras volcánicas lisas (una suerte de tejo).

En la cultura mapuche, los niños recibían obsequios cuando cumplían cierta edad o en algunas ceremonias de carácter comunitario.

A los siete años se les daba un "trentricahue", dos palos paralelos cruzados por un tercero que lo convertía en una especie de zanco para caminar. Desarrollaban la habilidad de caminar sobre ellos y después competían.

Las niñas recibían, desde los 6 años, piedras perforadas de distintos colores. La ceremonia, en el cumpleaños de la pequeña, se llamaba Lancutun.

Con las piedras iban confeccionando un collar, que completaban cuando cumplían 12 años.

Para su cumpleaños, los niños recibían una manta y las niñas un rebozo. Ya adolescentes, un kepan, el vestido negro típico chamal que marcaba su ingreso a la juventud.

Ellas prácticamente no jugaban con muñecas, que fueron introducidas por los españoles, pero hacían unos monos de paja y ropa vieja con las que practicaban el piñamun, que significa jugar a las guaguas.

Pero tal vez el regalo más simbólico era el que hacía el abuelo a su nieto predilecto, a quien entregaba su chueca. Ello era la máxima expresión de cariño, porque no sólo traspasaba un objeto en herencia, sino
su sabiduría y su experiencia concentradas en el arte de jugar a la chueca.

En Chiloé, en algunos sectores rurales se mantiene la costumbre de jugar con objetos en miniaturas de las actividades de sus padres. Carretas de madera pequeñas y yuntas de bueyes, entre otras.

Lo usual es que tomen lo que la naturaleza les ponga enfrente. Uno de sus pasatiempos favoritos es hacer Huipampa, un vocablo huilliche que viene de hui, girar sobre uno mismo y pampa. Y hasta en sectores más urbanos se les puede observar deslizándose por las laderas de los cerros.

Hoy, los niños de las diferentes etnias esperan recibir regalos, pero no tan sofisticados como en la ciudad.

EN INTERNET

Juegos y costumbres mapuches

http://www.upa.cl/publicaciones/on_line/glosario_mapuche.htm

29 juegos típicos chilenos

http://www.oresteplath.cl/antologia/origyfolc.html


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P