06 de Enero de 2000

Experiencias en IX Región y Santiago rescatan el tradicional conocimiento de la cultura originaria de nuestro país
Las tradicionales recetas de la medicina mapuche

En el hospital Makewe, cerca de Temuco, profesionales de la salud trabajan en estrecha relación con machis, yerbateros y componedores de huesos. Ambos realizan interconsultas y complementan los tratamientos occidentales con los secretos utilizados por la etnia para tratar las enfermedades.
Debora Gutierrez




Plantas mágicas y medicinales
Existe una gran variedad de yerbas de uso medicinal que utilizan las machis en sus rituales de sanación, ya sea en forma de cataplasmas o infusión. Para encontrar una yerba curativa ellas acuden al hábitat natural de la planta y realizan todo un ritual para obtenerla: "Cuando una machi requiere un remedio para un enfermo, primero ella sueña con la planta y luego va a buscarla y le pide permiso para extraer un poco de sus beneficios. Si la yerba está marchita, es señal de que la enfermedad no cederá y es posible que el paciente muera", explica Francisco Chureo. 

Una de las especies más usadas es el canelo, que por su carácter mágico interviene en la mayoría de las ceremonias mapuches. La manzanilla se usa para la digestión. El maitén para bajar la fiebre, el colihue como método anticonceptivo, el pehuén para los dolores de ciática y el ciruelillo como cicatrizante. 

"Vengo porque me siento decaído, con angustia y con zumbidos en los oídos. Acudí a una machi que me habló sobre un aire malo de campo llamado trafentum y me dió varios remedios", comenta un paciente. El doctor después de un extenso diálogo le insta a seguir con el tratamiento de la machi, indicando además vitaminas para fortalecer el cuerpo.

Este encuentro es un ejemplo del sistema de salud intercultural aplicado en el Hospital Makewe (IX región): "Aquí la autonomía y el fortalecimiento cultural es la clave, por eso, es la propia comunidad mapuche la que está a cargo de las administración del hospital y diseñan junto a los especialistas médicos la política de salud para el territorio", explica el médico Jaime Ibacache, director técnico del hospital.

La complementación entre las dos visiones de salud se lleva a cabo a través de varios caminos: algunos enfermos se derivan a especialistas mapuches, tales como machis, ngutamchefes (componedores de huesos), quebradores de empacho y lawentuchefes (yerbateros), quienes también derivan pacientes al hospital. Asimismo, ambos tipos de especialistas indican en conjunto terapias complementarias a base de yerbas medicinales y remedios occidentales.

Además, machis de la comunidad realizan talleres sobre la visión mapuche de la salud, dirigidos a médicos y estudiantes. Algo similar -pero a menor escala- es lo realizado por el Programa de Salud y Pueblos Indígenas del Ministerio de Salud en centros de atención primaria de ocho comunas de la capital (Peñalolen, Lo Prado y El Bosque, entre otras).

Medicina sagrada

Según explica Margarita Saéz, coordinadora nacional del proyecto, éste pretende rescatar el conocimiento, el respeto y la complementariedad entre los sistemas de medicina oficial e indígena. "Hay que tener en cuenta que la medicina mapuche posee una visión íntegra y holística de la salud. Yo creo que justamente de eso carece actualmente nuestra medicina occidental", señala.

Su particular forma de enfrentar la enfermedad y de convivir con la salud es el gran aporte que médicos de Makewe y Santiago, han descubierto en esta medicina El doctor Ibacache destaca que para los mapuches la enfermedad se produce cuando se rompe un equilibrio que involucra a la persona, los otros, la comunidad, el medio ambiente y las fuerzas y espíritus del universo.

Quien vela por la salud es la machi. "Ella en silencio ha mantenido todos estos siglos intacta nuestra cultura y continuó haciendo su trabajo sagrado a pesar de las restricciones", señala Francisco Chureo, Presidente de la Asociación indígena para la Salud de Makewe-Pellale.

Los sueños, al igual que el rewe (altar construido de madera y recubierto con hojas de canelo) y el kultrún (tambor) son elementos que cumplen un importante papel en la ceremonia de sanación o machitúm El doctor Ibacache enfatiza que "es necesario rescatar la filosofía médica mapuche, su integridad, su lógica tan lógica, su respeto por el todo, su visión de complementariedad permanente. De ellos debemos aprender que la persona está compuesta de muchos elementos y que el cuerpo es sólo uno de ellos y, además, efímero. Así nos daremos cuenta de que la salud está en la memoria ancestral y ahí se halla el conocimiento para el futuro", concluye el profesional.
 

latercera@copesa.cl
Derechos reservados COPESA
Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.