Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

22 Mayo, 2009

Maria Isabel Curihuentro interviene en Foro Permanente de la ONU y denuncia al estado chileno por violencia estatal y racismo institucional

aukinko

 

Maria Isabel Curihuentro de la Corporación de Mujeres Mapuche Aukinko Zomo e integrante de la Mesa de Trabajo sobre Derechos Colectivos, expuso ante el Foro señalando sobre la violencia estatal chilena; Sobre la negación de Derechos Humanos que hace el estado a los Pueblos Indígenas; La transgresión de normas internacionales de DDHH y exigió que organismos de las Naciones Unidas como el PNUD cumplan el mandato que les corresponde respetando los instrumentos de Derechos que rigen a la misma ONU

OCTAVA SESION DEL FORO PERMANENTE PARA LAS CUESTIONES INDIGENAS DE LAS NACIONES UNIDAS DEL 18 AL 29 DE MAYO DE 2009

DERECHOS HUMANOS

MARIA ISABEL CURIHUENTRO LLANCALEO miembro de la Corporación de Mujeres Mapuche Aukinko Zomo e Integrante de la Mesa de Trabajo Mapuche sobre Derechos Colectivos y Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las América.

PUEBLOS INDÍGENAS EN CHILE: ¡NO A LA VIOLENCIA ESTRUCTURAL Y RACISMO INSTITUCIONAL DEL ESTADO CHILENO! ¡NO A LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS!

Como representante de la Corporación de Mujeres Mapuches AUKINKO ZOMO e integrante de la Mesa de Trabajo Mapuche sobre Derechos Colectivos y miembro del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas, vengo a exponer lo siguiente:

Las mujeres Mapuches, nuestros agentes de la medicina Mapuche, utilizamos hierbas y plantas para la medicina tradicional. Actualmente está en amenaza nuestra biodiversidad y si se pierde la biodiversidad se pierde el conocimiento.

Los Derechos de los Pueblos Indígenas están en peligro frente a las políticas estatales neoliberales. Proyectos de privatización de bienes naturales (agua, mar y borde costero) afectan directamente a diversas poblaciones y sus derechos y no son aportes al progreso y bienestar colectivo. Por el contrario, son la negación de nuestros derechos y el atentado contra la madre naturaleza.

El estado chileno, ejerce violencia estructural, no solo activa el conflicto bélico histórico con países vecinos por el control y explotación de bienes naturales a favor de privados, o de golpes militares internos con los mismos fines; sino además perpetra el genocidio sistemático a Pueblos Indígenas.

Mas de 90 % del territorio ancestral Mapuche ha sido usurpado, causando un masivo éxodo a zonas urbanas y periféricas (El 70 % de la población Mapuche), cuya violencia fue iniciada a fines del siglo 19 y que dura hasta el presente, en las pocas tierras que quedan y en la población que resiste en las zonas rurales.

Después de años de reclamaciones para que se reconozcan mínimos derechos humanos a los Pueblos Indígenas en Chile, en octubre de 2008 se ha ratificado el Convenio 169 de la OIT, dándole rango constitucional.

Sin embargo el Estado Chileno intenta imponer un proyecto de Reforma Constitucional sobre Pueblos Indígenas llamado “Reconocimiento” . Que limita los derechos fundamentales y que no contempla el convenio 169 de la OIT y la Declaración de los de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Este nivel de “reconocimiento” solo alcanza a aspectos culturales, identitarios y folklóricos.

El propósito del gobierno Chileno es subordinar normas internacionales consagradas en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos citados y de esta manera seguir dando licencias permisos, y concesiones a proyectos de industrias extractivas y energéticas a corporaciones y grupos de poder económicos en nuestras tierras indígenas; Y aplicando leyes represivas cuando levantamos la voz para defender nuestros derechos colectivos. Encarcelando y militarizando nuestros territorios

En Chile, EL PNUD ha gestionado proyectos ante fondos iberoamericanos, a nombre de los Pueblos Indígenas, sin que exista su obligación de consultar y menos ha considerado la participación de los Pueblos Indígenas.

Los órganos de las Naciones Unidas como el PNUD, también tienen la obligación de cumplir las Normas Internacionales sobre Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, tal cual es el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Se hace impresentable que en este mismo órgano de los estados, se violen sus propias normas.

Muchas gracias Señora Presidenta.

Nueva York, 21 de mayo de 2009