Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Comunicado Público

ATENTAN CONTRA OTRA FAMILIA DE LA COMUNIDAD MAPUCHE LAS HUAYTEKAS

Comunidad Mapuche Las Huaytekas



Tres focos de incendio de carácter intencional fueron localizados y controlado por el S.P.L.I.F en el campo la de la familia Ñancunao/Barrí a de la comunidad mapuche las huaytekas. En la madrugada del pasado sábado 7 de febrero.

Este tipo de persecución es el que viene sufriendo el pueblo mapuche a partir de la mal llamada Conquista del Desierto. Momento histórico en que millones de has. del territorio mapuche fueron usurpadas por el Estado Argentino.

A pesar de ello, nuestros mayores iniciaron una incansable lucha por mantener viva la existencia del pueblo en su propio territorio.

En esta larga lucha, las nuevas generaciones han tenido que enfrentar toda forma de avasallamiento, despojo y persecución, tanto culturales como territoriales por parte del estado. En el caso de la Comunidad mapuche Las Huaytekas alrededor de 5 mil hectáreas de territorio fueron afectadas a emprendimientos forestales en la década del 70.

En tal sentido en los últimos años la comunidad ha decido levantar su voz para exigir la restitución del territorio que le ha sido usurpado por el Servicio Forestal.

Detrás de aquellas enormes superficies cubiertas de pino se esconden un sin número de intereses que muchas veces atentan contra la integridad física de las familias pertenecientes a esta comunidad.

En los últimos días, dos familias fueron víctimas de tales atentados.
La familia Buchile-Oyarzo/ Calfu primero y la familia Ñancunao/Barrí a después.

Esta última, fue sorprendida en la madrugada del pasado sábado 7 de febrero cuando tres focos de incendios de carácter intencionales fueron localizados dentro del campo por personal del SPLIF.

El fuego comenzó en un pinar alrededor de las 2 de la mañana a la vera de la Ruta Nº 40, (km. 1943 aprox.) a escasos metros de la vivienda de la werken de la comunidad, Mirta Ñancunao.

Los responsables de este atentado aprovecharon el momento en que todos dormíamos para dar inicio al fuego en los sectores con mayor acumulación de retamos secos.

Afortunadamente no había viento, lo que permitió que el personal del SPLIF llegue a tiempo para sofocar el avance de las llamas. De no haber sido así, probablemente las mismas no sólo hubiesen arrasado con la vivienda arriesgando la vida de las personas, entre ellas niños que se encontraban durmiendo en su interior sino que además hubiesen avanzado hacia los campos vecinos.

No tenemos palabras para repudiar este hecho vandálico que atentó contra la vida de las personas y contra la masa boscosa que nos rodea, incluyendo el Cipresal de las Huaytekas, bosque con características únicas en el mundo.

Es por eso que como parte afectada, la comunidad le solicita a la justicia que investigue la identidad del/ o los responsables de este delito para que sean condenados en el ámbito judicial y público. Cuando hablamos de responsables nos referimos no sólo al /los autor/es materiales sino también a los autores intelectuales de este atentado. Y además solicitamos que se custodie la zona para evitar futuros atentados.

El pueblo mapuche está de pie y nada ni nadie detendrá nuestra lucha por el territorio. Nada nos amedrentará. Nadie nos callará.



MARICHIWEU, MARICHIWEU, MARICHIWEU, MARICHIWEU