Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

13 de enero de 2009

Comunicado Público

Jaime Huenchullán desde la Cárcel de Angol, ante la venta de uno de sus órganos

Ante el evidente abandono de mi caso yo Jaime Huenchullán, miembro de la Comunidad Mapuche Autónoma Temucuicui, Preso Político Mapuche encarcelado en Angol, declaro a las Comunidades, Organizaciones y a la opinión pública lo siguiente:

1.- He renunciado a la defensa brindada por la justicia chilena, producto que en estos cuatro meses de que estoy en prisión no he recibido un trato oportuno ni efectivo de la defensoría mapuche, y la constante ineficiencia de este equipo jurídico me han llevado a tomar esta decisión, puesto que hasta el momento no han realizado su trabajo y me han dejado en el más absoluto abandono.

2.- Por esta razón, y junto con no contar con los recursos económico como para costear la contratación de un abogado, es que me he visto en la obligación de vender parte de mis órganos (un riñón), para así demostrar mi inocencia ante estos orquestados montajes, que solo pretenden desarticular y detener el legítimo proceso de restitución de nuestros derechos que han sido negados y vulnerado sistemáticamente por el estado chileno.

3.- Me encuentro en la prisión política, puesto que he sido reconocido por la injusticia chilena como un luchador social de mi Pueblo, y por lo tanto, me han acusado de una seria de supuestos delitos, los que declaro abiertamente jamás haber cometido. Estuve más de un año preso, y posterior a eso, ya que comprobé que la justicia en los tribunales chilenos no existe para los mapuche y se nos condena por el simple hecho de luchar por nuestras reivindicaciones, es por lo que asumí dignamente la clandestinidad por más de dos años, y con varios perdigones en mi cuerpo, disparados por René Urban, delito que quedó en la más absoluta impunidad. Tras dicho periodo, el que no estuvo exento de peligros y violencia policial con allanamientos y golpizas a nuestra gente, fue en el que me enfermé gravemente. Al igual que muchos mapuche clandestino, tuve que pedirle a una machi que me curase, pero lamentablemente mi enfermedad avanzaba rápidamente. Es por esto que debí renunciar a mi libertad, y acudir de urgencia al Hospital Regional de Temuco, donde fui detenido. Me diagnosticaron una Pancreatitis aguda, por lo que debí ser intervenido en tres ocasiones, y sin estar aún completamente recuperado, fui trasladado a la enfermería insalubre que Gendarmería tiene en la Cárcel de Angol, donde pasé los últimos días de mi recuperación sin recibir atención médica en los drenajes que me pusieron. Actualmente me encuentro a otros hermanos de mi Comunidad, esperando sin muchas oportunidades a recibir un proceso justo, y con la frente en alto ya que los supuestos delitos que se nos imputan son simples montajes del estado chileno al servicio de los latifundistas para criminalizar nuestras justas demandas.

4.- Responsabilizo al estado chileno y su gobierno de turno, de utilizar todas las armas a su alcance para frenar el digno proceso de lucha que hemos desarrollado en todos nuestros años de lucha, especialmente cuando estamos tan cerca de recuperar nuestro territorio usurpado, y al igual como lo hacían antes, hacen sentir su poder manipulando a la Justicia, a la prensa, a las policías y a la CONADI, quienes con la política del garrote y la caricia han logrado dividir a nuestro sector y ponernos en una situación de vulnerabilidad de nuestras familias.

Con el digno Recuerdo de Juan Cruz en la Memoria, y la firme convicción de seguir luchando por lo justo.

Libertad a los Presos Políticos Mapuche ¡¡Marrichiweu.

Jaime Huenchullán Cayul,