Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Viernes 13 de marzo de 2009

Corte hace fuerte llamado de atención a jueza que le pidió a mapuche cortarse el pelo

El Pleno de la Corte de Apelaciones sostuvo que la jueza de Garantía de Victoria deberá abstenerse de solicitar acciones que vulneren la libertad personal de los imputados.

Roberto Neira Tonk

austral090313

El Pleno de la Corte de Apelaciones de Temuco le hizo un fuerte llamado de atención a la jueza de letras de Victoria, María Olga Moreno Aguirre, por solicitarle al mapuche Carlos Cayupe Aillapán, detenido por incendio, que se cortara el pelo al interior del recinto penal donde se encontraba detenido.

En la resolución adoptada el 6 de marzo se sostiene: "...se le hace un severo llamado de atención a la Juez recurrida, pues dentro de las funciones de la visita semanal, no le compete dar órdenes que afecten la libertad personal o de decisión del recurrente, debiendo abstenerse en lo sucesivo de dictar dicho tipo de órdenes en materias que son de atribución del alcaide respectivo, y quién es el responsable de cumplir con la reglamentación vigente".

Los ministros del tribunal de alzada afirmaron que la observación debía quedar anotada en la hoja de vida de la funcionaria.

La resolución fue adoptada por el presidente del tribunal, Héctor Toro Carrasco y los ministros Archibaldo Loyola, Víctor Reyes, Julio César Grandón, Leopoldo Llanos Sagristá, Fernando Carreño y Alvaro Mesa Latorre. No firmó el documento el señor Llanos, no obstante haber concurrido al acuerdo por encontrarse en comisión de servicio.

DISCONFORME

El abogado Arturo Girón se mostró disconforme con la resolución porque el pleno no dio lugar a la queja disciplinaria que buscaba que se aplicara una sanción establecida en el Código Orgánico de Tribunales para los funcionarios que se excedan en sus atribuciones.

Al ser consultado si la resolución del tribunal de alzada sienta un precedente importante, el profesional dijo que no era lo que esperaban. "No es lo que nosotros esperábamos, es una resolución "extraña", porque si bien la Corte nos da la razón, en el sentido de que la jueza habría actuado fuera de la órbita de su competencia, y le hace un severo llamado de atención para que no vuelva a dar esas órdenes, al mismo tiempo estiman que no hay mérito para sancionarla".

El abogado recordó que en una de las visitas semanales que hizo al penal de Victoria, la jueza ordenó a Gendarmería que Carlos Cayupe se cortara el pelo. "El llevaba el pelo hasta debajo de los hombros, como es costumbre entre los mapuches, y ella le dijo a los vigilantes que para su próxima visita debía tener ya el pelo cortado. Gendarmería conminó a Cayupe para que cumpliera la orden judicial y si no aceptaba lo iban a encerrar en una celda de aislamiento, él aguantó 8 días encerrado y se cortó el pelo porque se venía la visita de la magistrada".

El profesional dijo que uno de los principales argumentos entregados en la queja disciplinaria es que a Cayupe no se le debía cortar el pelo porque esa era una costumbre del pueblo mapuche. "También hay un aspecto relacionado con la libertad personal y la decisión de los propios internos. Es una esfera privada en que los jueces no deben interferir y en que Gendarmería tampoco deben hacerlo. Por lo menos en lo que se refiere a la prisión preventiva, no es una pena anticipada, debe delimitarse para restringir la libertad de los imputados y un peligro de fuga, pero no se ve cómo el pelo largo pueda facilitar la fuga o ser un peligro para los funcionarios. Me parece que exigirle un corte de pelo a un interno, sea mapuche o no, no tiene nada que ver con la prisión preventiva o sus objetivos".

Gendarmería adopta la decisión de cortarle el pelo a los internos para mantener la higiene al interior de los penales donde el hacinamiento resulta dramático. Tal es el caso del penal de Temuco, que fue construido para 45o detenidos y hoy tiene una población que supera los 900, y cuya tendencia es mantener un incremento constante conforme pasan los días.

La resolución del pleno podría significar una mirada distinta de Gendarmería hacia los internos. Uno de los casos más gráficos es lo ocurrido con dos estudiantes de Antropología de la UCT detenidos por un atentado terrorista, a quienes les cortaron sus melenas cuando ingresaron al penal.

Carlos Cayupe está en prisión preventiva desde hace más de un año por su presunta participación en un atentado incendiario.