Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Martes 17 de marzo de 2009

Tensión en fundo La Romana por inminente desalojo de comuneros de Temucuicui

Desde anoche se espera que el prefecto de Malleco solicitara la intervención de fuerzas especiales.

austral090317

guillermo chávez

Cumpliendo con la advertencia formulada el 27 de febrero pasado en un acuerdo firmado con autoridades de Gobierno, la comunidad mapuche de Temucuicui procedió ayer a tomarse el fundo La Romana, de propiedad del agricultor René Urban, ubicado a unos veinte kilómetros al interior de la comuna de Ercilla.

Éste permanecía en esas condiciones hasta el cierre de esta edición y con la amenaza de un inminente desalojo por parte de las fuerzas policiales.

desalojo

Ante el fracaso de sus demandas de recuperación de tierras y de una respuesta favorable por parte de la Conadi, los comuneros liderados por el werkén Mijael Carbone Queipul, iniciaron pasado el mediodía de ayer su ingreso pacífico al predio y se instalaron a unos dos kilómetros al interior del camino vecinal.

Advertido de que unas 80 personas se encontraban ocupando el predio, Urban solicitó el desalojo de los comuneros a la policía uniformada, que a eso de las 15 horas llegó representada por el prefecto de la Prefectura de Malleco, coronel Iván Bezmalinovic, y del fiscal de la Fiscalía Local de Collipulli, César Shibar, en tanto fuerzas especiales de Carabineros permanecían apostadas a varios kilómetros del lugar.

Tras unas cinco horas de diálogo infructuoso, las autoridades se retiraron del lugar, ocasión en que el prefecto admitió que "en esta reunión no se ha decidido nada. Lo que nosotros vinimos a hacer en conjunto con la Fiscalía Local de Collipulli fue dialogar con las personas que están ocupando este terreno y ver cuál era la actitud que ellos iban a asumir para, posterior a eso, tomar una decisión respecto a lo que vamos a hacer dentro de los próximas horas".

El jefe policial aclaró que hasta ese momento el desalojo aún no lo había decido, "aunque está el requerimiento de parte del propietario del terreno de que se le restituya éste. Eso lo tengo que ver, y la hora y las circunstancias las voy a decidir de acuerdo a mi experiencia".

Advirtió el uniformado que su decisión dependía de que las condiciones de seguridad se dieran tanto para su personal como para la gente que permanecía en el lugar.

"Lo que no queremos es que vaya a ocurrir una desgracia personal producto de una situación que eventualmente y a través del diálogo pudiera evitarse. Ahora, si es durante la noche, a mí no me complican la hora ni las circunstancias", dejó claro.

tranquilidad de comuneros

Reunido con su comunidad y en un ambiente que hacía prever un inminente desalojo, el werkén Carbone comentó que: "Hoy nos damos cuenta nuevamente que el único culpable de lo que podría suceder será el Gobierno, porque él es el principal responsable de la problemática que hoy está ocurriendo en esta comunidad".

Agregó que aunque la autoridad de Carabineros advirtió que vendría el desalojo, ellos van a estar ahí hasta las últimas consecuencias y van a enfrentar el desalojo. "En todo momento hemos dicho que no somos una comunidad violentista, sólo hemos respondido a la mala gestión del Gobierno", sostuvo.

Indicó que si alguien sale dañado, se lo dejarán a la opinión pública, a la gente de los Derechos Humanos que evalúen la situación. Según él, con ello quedará claro que el Estado sigue imponiendo su mano dura en una comunidad donde no debería hacerlo, en lugar de responder a las demandas territoriales del pueblo mapuche.

Pasada la medianoche, hombres, mujeres y niños permanecían junto a un fogón improvisado en el interior de una cavidad de cemento donde una vez hubo una romana, de la que el fundo tomó ese nombre.

"Nuestra reflexión está en que el Gobierno cumpla. Si algunos de ellos vienen al terreno y se comprometen con la comunidad y de verdad se cumplen los compromisos, acá hay una comunidad que desistiría de las tomas", aseguró el werkén.

La tensa espera de Urban

Resignado a lo que resultara de las conversaciones entre los comuneros mapuches y el prefecto de Carabineros al mando de las fuerzas especiales apostadas alrededor, permaneció toda la tarde de ayer y hasta la noche el agricultor René Urban, junto a su hijo Héctor, a unos dos kilómetros de distancia de donde se desarrollaba el tenso diálogo.

"En este momento no veo conversaciones para una solución. Conmigo no ha hablado ningún personero de la Conadi ni yo he tenido nunca la postura de vender, pero viendo las circunstancias que aquí no opera el Estado de Derecho habrá que pensar en una solución a esto", comentó.

En este violento proceso de recuperación de tierras, René Urban ha sido víctima de unos 35 atentados y de reiteradas ocupaciones de sus predios, por lo que permanece con protección policial permanente.

En esta reivindicación de sus derechos, la comunidad de Temucuicui sufrió una división que la dejó separada en la Comunidad Autónoma, liderada por Jorge Huenchullán, y la Histórica, liderada por el werkén Mijael Carbone.

Ante el fracaso del acuerdo adoptado a fines de febrero, comunidad y Gobierno buscan una solución al conflicto, la que sólo se lograría con la compra de los predios de Urban. De valores, el agricultor declinó adelantar cifras. "Eso es personal, yo tengo que ver los daños que he sufrido más el valor de mi campo sería una cifra redonda pero no la voy a dar porque tengo que madurarla".

"Una vez conversamos con algún werkén mapuche, llegamos a un acuerdo pero era sin hacer estas tomas. Ahora que están haciendo este asunto (ocupación) yo creo que las conversaciones terminaron".