Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Miércoles 18 de marzo de 2009

Gobierno cierra la posibilidad de continuar el diálogo con comuneros mapuches de Ercilla

austral090318

Obispo rechaza mediar en esta situación, "porque las partes no cumplen".

SOledad sandoval y tania marquez

"Cuando una de las partes rompe el diálogo, entendemos que no es posible acercar posiciones y nosotros no estamos por actuar bajo presión". Así de enfática fue la intendenta Nora Barrientos, respecto de los hechos registrados en Temucuicui.

Tras la toma del Fundo La Romana, de propiedad del agricultor René Urban, la autoridad aseguró que no se realizarán compras mientras estén en conflicto. "Aquí no puede intervenir la acción del Ejecutivo con las políticas públicas hacia el mundo indígena, cuando se ingresa al predio de un privado y se ejercen medidas de presión. Lo que ahí corresponde es que actúe la fuerza pública, restituyendo el Estado de Derecho", puntualizó.

Agregó que lo que corresponde ahora es esperar que haya un cambio de actitud de parte de las organizaciones y dejar la situación en statu quo hasta ver un cambio en el comportamiento.

Respecto de las amenazas realizadas por otros grupos en predios de Malleco, dijo que con ninguna de ellas se aceptarán medidas de presión: "Acá hay un canal, hay un compromiso de Gobierno por abordar la compra de algunos predios".

LAS PARTES NO CUMPLEN

En este proceso de negociación tuvo un rol muy importante el obispo de Temuco, Manuel Camilo Vial. Pero ya no.

"Yo ya no estoy mediando. Para mediar, las dos partes se lo tienen que pedir y me ha ido mal con las mediaciones. Yo he sido intercesor, facilitador de diálogos y de procesos, pero ya no voy a ser mediador en estas situaciones porque las partes no cumplen una vez acordada una mediación. Un par de veces me ha tocado que un día o dos días después me dejan fuera. Entonces uno se siente utilizado y la mediación es una pura pantalla", sostuvo la autoridad de la iglesia.

Agregó que las dos partes estuvieran dispuestas a aceptar la mediación y aceptar las consecuencias de la misma, "entonces uno con gusto se presenta. Yo me presento ahora como pastor, como sacerdote, como obispo, como hombre de buena voluntad, como intercesor, aprovecho los contactos que tengo para facilitar el diálogo a las personas y para que ellos puedan solucionar los problemas, pero como mediador o como árbitro, yo ya no participo", enfatizó.

Vial señaló que volvió de vacaciones la última semana de febrero y que así se interiorizó de lo que estaba pasando. "Las conversaciones estaban encaminadas y se estaban haciendo gestiones por todos lados", señaló, pero advirtió que últimamente no habla con el comisionado presidencial para Asuntos Indígenas, Rodrigo Egaña. "Sé que se estaba conversando, que hay intermediarios trabajando en esto, para llegar a los acuerdos", sostuvo sin descartar la posibilidad de que el proceso se haya congelado por los últimos acontecimientos. Añadió Vial: "También se entiende, porque con el hecho de tomar la posesión por sí mismo, sin la aceptación de la persona que es la dueña, cuando hay conversaciones que se están llevando a cabo... yo comprendo que al final se cansan, porque son presiones indebidas y el Gobierno no puede aceptar que lo estén presionando y que le estén tomando territorio".

Aún así, declaró: "Uno comprende también que las comunidades se ponen nerviosas por esta situación, porque no han pasado días sino que son meses y son años, muchos años y son a veces promesas que se hacen y que no se cumplen o que no se pueden cumplir por un tema legal. Hoy hay que ser mucho más cuidadoso en las cuestiones legales, porque sino después reciben acusaciones".

ELEMENTOS EXTRAÑOS

El obispo afirmó que ha visto buena voluntad de las dos partes, pero que ha visto elementos extraños que se entrometen y convulsionan las negociaciones. "A veces se meten personas con otros intereses. Hay instancias, personas que quieren radicalizar el tema mapuche y vemos que comunidades terminan incendiando propiedades, las casas de algunos agricultores en tierras que se están negociado o quema de camiones. Son instancias que dificultan mucho que un diálogo que sea fecundo y que cree confianza", argumentó Vial.

SIN QUERELLA

En otro ángulo, el abogado de la familia Urban, Carlos Tenorio, dijo que no hubo daños durante la toma y que ellos esta vez no presentarán querella.