Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Miércoles 22 de abril de 2009

Frentista que se quemó en la cárcel de Concepción pide traslado a Angol

Esposa del FPMR argumenta razones humanitarias y teme traslado a penal de alta seguridad.

austral090422

Roberto Neira Tonk

"Ni Eduardo ni yo, estamos pidiendo libertad ni acusar inocencia, mucho menos abusar de un pasado político", dice Patricia Martínez Castro, esposa del Eduardo Guillermo Vivian Badilla (44), el frentista que se quemó a lo bonzo en la cárcel de Concepción y que está pidiendo su traslado a la cárcel de Angol.

El militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), quien está internado en el hospital de la capital penquista desde el 19 de abril, ha sido acusado por agentes del Departamento de Seguridad de Gendarmería -afirma su esposa- de liderar el conflicto mapuche desde la cárcel El Manzano.

COMPAÑERO

Si bien Martínez sostiene que Eduardo Vivian fue compañero de universidad de Héctor Llaitul, identificado como líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), la organización más radical del conflicto, niega tajantemente la vinculación que agentes de seguridad han hecho de su esposo con los ataques en el marco de las reivindicaciones indígenas en la VIII y IX Región.

"El fue compañero de universidad con Héctor Llaitul, Héctor estudiaba asistencia social y mi esposo arquitectura. Pero que Héctor y Víctor Ancalaf hayan llegado al mismo módulo donde estaba mi esposo cuando fueron detenidos, es porque Gendarmería lo ha establecido así", afirma.

Esta profesora que desde el año 2006 trabaja en la ciudad de Victoria teme que su esposo sea trasladado a una cárcel de alta seguridad. Esto, porque Gendarmería habría recibido información que Vivian podría ser rescatado desde el centro asistencial donde se encuentra.

"A mí me informaron que se lo llevarán para que reciba mejor atención médica, pero eso lo único que logrará es separarnos. Yo me vine desde la Región Metropolitana para estar cerca de él", cuenta.

Desde hace varios meses -dice Martínez- está solicitando el traslado de su esposo hasta la cárcel de Angol, pero se la han negado y sostiene que la decisión ha sido tomada porque en la capital de Malleco hay presos políticos mapuches y miembros de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM).

"Estas solicitudes, también han sido denegadas, aduciendo "alto saldo de condena" y "demasiada inteligencia". Yo espero que una vez que mi esposo se recupere, que sanen sus heridas, sea trasladado hasta Malleco para que podamos estar más cerca y así ayudarlo a recuperarse", comenta la docente.

EL INTENTO

Aclara que su esposo se intentó quitar la vida porque sufrió un shock nervioso con delirio de persecución. "Esta crisis se fue generando lentamente por la negativa a las solicitudes de beneficio, pero esta reacción tan radical -intento de suicidio-ha sido producto de una paranoia latente, respecto de mi seguridad personal. Muchos años viajando desde Santiago todos los fines de semana y otros cuanto conduciendo desde Victoria a Concepción, le hicieron delirar y manifestar que yo estaba en peligro de muerte", cuenta.

Eduardo Vivian Badilla (44), es considerado un preso político recluido en el C.C.P. de Concepción desde el 15 de noviembre de 1996.

Está procesado por la Ley de Control de Armas y Formación de Grupos de Combate y condenado por maltrato de obra de carabinero con resultado de muerte, lesiones graves y robo con intimidación en Valparaíso y Concepción.

Se inició en la lucha política en la Universidad Católica de Valparaíso, en la Jota año 85, para luego formar parte del Destacamento Estudiantil del Frente Patriótico, ligado al partido.

Durante su época activa generó un proyecto político social, que tenía como finalidad el desarrollo de los trabajadores, tanto desde el punto de vista cultural como intelectual.

De ahí se derivaron recuperaciones para financiar programas de radio, periódicos, murgas, encuentros sindicales y ollas comunes. Es así como fue detenido en Quilpué y posteriormente trasladado a la cárcel El Manzano de Concepción.

En el penal comenzó a desarrollar iniciativas que han beneficiando a internos, principalmente referidas a la preparación para la P.S.U.

Pese a sus reiteradas peticiones, la Dirección Nacional de Gendarmería le ha negado sistemáticamente a la posibilidad de algún beneficio. Ha postulado a salida dominical desde noviembre del año 2005, ya que desde esa fecha el reglamento se lo permite, pero hasta ahora ha recibido sólo negativas.

Ayer se informó que el estado de salud del paciente es de cuidado y que está bajo observación.