Austral
Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Martes 30 de junio de 2009

Brutal enfrentamiento con mapuches deja a diez carabineros heridos en las cercanías de Traiguén

Comunidad Pantano protagonizó serios incidentes tras intentar robar leña en predios de forestal Mininco. Cinco indígenas fueron detenidos y serán puestos a disposición de la Fiscalía Militar de la capital de la provincia de Malleco.


hanz lichtenegger austral090630

Una verdadera batalla campal se vivió ayer en las cercanías de Traiguén. Específicamente a 24 kilómetros al sur poniente de la ciudad, al interior del fundo El Maitén, propiedad de la empresa forestal Mininco.

Allí, al menos una veintena de sujetos provenientes de la comunidad mapuche denominada "Pantano" llegaron al predio forestal con la firme intención de robar leña. Sin embargo, no contaron con que el guardabosque de la empresa forestal estaba vigilando.

De inmediato, el centinela dio aviso a carabineros quienes llegaron para adoptar el procedimiento policial. En aquel instante y pese a que dentro del grupo existían menores, se desató una brutal gresca, dado a la férrea oposición que entregaron los comuneros al momento de la detención.

HERIDO

"La verdad es que fue un momento muy delicado", expresó el mayor Armando Zepeda, comisario de la Tercera Comisaría de Traiguén, quien recibió un golpe de hacha a manos de un comunero en medio de la batahola.

El comisario relató que al momento de la detención -producto del delito flagrante- los sujetos comenzaron a ofrecer una inusitada violencia en contra de los funcionarios policiales.

"Fue una situación muy compleja. El terreno era difícil, estas personas portaban hachas, palos y motosierras, sin embargo, estaba todo mi personal apoyando", relató Zepeda aún afectado.

La inesperada respuesta de los comuneros, quienes según carabineros al momento de la detención poseían 20 árboles en el suelo, obligó a los funcionarios a responder la andanada de golpes que finalmente dejaron un saldo total de 14 personas heridas, entre funcionarios y comuneros.

FLAGRANTE

"Esta comunidad no estaba reivindicando ningún tipo de demanda. Ellos estaban realizando un delito flagrante y por tanto el personal policial se trasladó hasta el lugar para efectuar una oportuna detención.

En esta acción, las personas se abalanzaron hacia los funcionarios. De hecho, uno de los sujetos golpeó al mayor Zepeda con un hacha y éste alcanzó a esquivar la agresión, pese a ello le ocasionó un importante corte en la cabeza. Además, el mayor recibió un golpe en la muñeca e incluso una mordedura en su mano izquierda", explicó el coronel Iván Bezmalinovic, prefecto de Carabineros de Malleco quien se trasladó hasta el lugar para constatar el inusual hecho de violencia.

Producto de los enfrentamientos resultaron heridos de consideración diez funcionarios de Carabineros, además de cinco comuneros; todos quienes resultaron detenidos. Emilio Huenchunao Cayuqueo (31), Carmen Nahuelpi Millapan (38), Cristian Caniucura Nahuelpi (19), Luis Caniuqueo Huentelao (17) y Rodrigo Sanhueza Miranda (44) serán puestos a disposición del Tribunal Militar de Angol por los delitos de maltrato de obra a carabineros en servicio, hurto y daños.

"La persona que agredió al comisario será formalizada por el delito de homicidio frustrado, mientras que el menor deberá ser controlado en la Fiscalía de Traiguén", agregó el prefecto de Malleco.

A pesar que la situación a ratos se tornó muy peligrosa -recalcaron los efectivos policiales- por orden del mayor no se utilizó el armamento anti motín para repeler el ataque. "Fue prácticamente un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, razón por la cual se utilizó un dispositivo de gas para amedrentar a los sujetos, pese a ello no se hizo uso del armamento que nos faculta la ley", indicó Bezmalinovic.

Al respecto, el mayor indicó que pudo haber ocupado el armamento, ya que la situación fue extrema, al punto que la integridad física de los carabineros fue vulnerada.

"Si bien la situación fue complicada, considerando la distancia que estaban los sujetos, haber usado el arma hubiera ocasionado un mal mucho mayor", concluyó el comisario de Traiguén.