LaNacionCl Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Jueves 30 de octubre de 2008

Expone sus instantáneas en el marco de FotoAmérica

La mirada de Lincoyán Parada a su pueblo mapuche

El fotógrafo investigó por más de 15 años a las etnias indígenas de Concepción, Valdivia, Osorno y Chiloé. Así nació el trabajo “El mapuche con buenos ojos”. Pero también descubrió sus orígenes: sus abuelos son huilliches. Ahora, nos muestra parte de las instantáneas en el marco de FotoAmérica.

lanacioncl081030

Lincoyán quiere rescatar a su pueblo en la vida cotidiana, no cómo se muestra en los medios de comunicación.

"La sangre tira", dice el destacado artista nacional Lincoyán Parada. Y no cabe duda después de conocer la historia que llevó a este fotógrafo a retratar las comunidades indígenas, de las que él también forma parte.

Sin saber lo que descubriría, Lincoyán plasmó la vida cotidiana de los pueblos indígenas. Así nació el proyecto "El mapuche con buenos ojos", en el que trabajó por más de 15 años y que hoy se muestra en la Galería de Arte Guillermo Núñez (Gran Avenida 12.552-B, paradero 37).

En el tiempo que convivió con estas etnias le llamó la atención el parecido que tenía con el cacique Leonardo Cuante Loncoman (fallecido en marzo de este año). "Los ojos, la pera, los párpados, el pelo y hasta la voz era muy semejante", dice.

Después de tanta coincidencia, en una conversación con su padre, Juan, supo que su progenitor no conocía su pasado familiar. De chico fue abandonado en la casa donde su madre trabajaba como empleada doméstica. Los patrones, que tenían sólo hijas mujeres se encariñaron y lo criaron como uno más del clan. "Este único niñito hombre que deambulada por la casa era hijo de la empleada, quien un día fue de visita al sur y nunca más volvió. Y del papá para qué saber. De él nunca se supo. También tiene que haber sido mapuche por los rasgos que hay en mí, en mi padre y mi hijo. Es una raza muy fuerte. Creo que mi padre es hijo de dos mapuches huilliches", confiesa Lincoyán.

Ahora, este profesional del lente y premio Altazor 2007 por este mismo proyecto, presenta alrededor de 50 instantáneas tomadas del trabajo de investigación desarrollado desde los años ochenta en las comunidades mapuches de Concepción, Valdivia, Osorno y Chiloé.

El objetivo de Parada con este trabajo -que grafica el lado humano de nuestras raíces y enfoca su riqueza cultural, mostrándonos dónde, cómo y de qué viven- es dar a conocer algo más del pueblo mapuche. "Y no sólo lo que se ve en las protestas o para el día de alguna festividad del pueblo y que nunca más se supo. Creo que este trabajo es un aporte a la historia, y para lograr un mejor acercamiento de nuestra sociedad hacia esta etnia. En general siempre dicen que elaboran proyectos del pueblo mapuche, pero lo hacen desde su perspectiva, no desde la perspectiva del mapuche. No pasa por el cuento de qué necesita o qué quiere el pueblo mapuche, sino que la sociedad le da lo que cree que el mapuche necesita", explica Lincoyán, quien en honor a la verdad que descubrió sin buscar, fotografió a Juan, su padre. La instantánea la nombró "El huilliche desconocido".