LaNaciónCl090916 Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Moai, mapuche y Trauco ahora son superhéroes de cómic

Por Gabriel Bahamondes / La Nación

Miércoles 16 de septiembre de 2009

Personajes como los moais, el Trauco o figuras inspiradas en genios malignos alacalufes y caciques mapuches se enfrentan en una épica batalla por el equilibrio del cosmos y el destino del universo en un ácido relato destinado a rescatar el patrimonio cultural de Chile.

lanacioncl090916

“Los nuevos próceres” se exhibirá a partir de fines de septiembre en www.mitomanocomics.cl

En una realidad paralela las fuerzas del bien y el mal se friccionan en una constante pugna por el control del cosmos. En un balance sostenido por abnegados superhéroes como Antu (cacique mapuche), Ayayema (genio alacalufe) o Ranok (moai de Isla de Pascua), se desatan inmortales luchas por mantener la armonía y evitar terribles consecuencias. Peligrosos villanos como Vichuquén (basado en el mito de la provincia de Curicó), el Chupacabras o el Puyo (animal mitológico de Chiloé) amenazan el equilibrio establecido en busca de la encarnación del poder y el caos absoluto.

El bien y el mal se funden y enfrentan en el cómic “Los nuevos próceres” y que se exhibirá a partir de fines de septiembre en www.mitomanocomics.cl, donde héroes y villanos inspirados y creados en base a mitos, leyendas y tradiciones chilenas protagonizan una épica batalla. “El mundo donde se desarrollan los personajes es tan variado como las características que éstos poseen. Si bien el argumento se resume en el típico enfrentamiento contra el mal, tenemos por ejemplo héroes con claras posturas ecologistas, otros de tendencias más humanistas o posturas ideológicas”, asegura el autor, Francisco Fernández.

Mitos y leyendas

Realizado íntegramente en base a la cultura y tradiciones nacionales, “Los nuevos próceres” recoge figuras como el Trauco, genios alacalufes, toquis mapuches o leyendas de la isla de Chiloé para construir un mundo de poderosos individuos enfrentados cara a cara.

Personajes como Prizma, basado en la historia de los Húsares de la Muerte, deben enfrentarse a villanos como Tyrannys (inspirado en la Virgen de La Tirana) en una batalla sin precedentes en la historia de Chile, para defender el territorio de los invasores que pretenden apoderarse del poder vital del lugar.

Tras un acabado proceso de investigación para la creación de cada personaje en el cómic y una vez identificado los conceptos primordiales del mito, se procedió a la etapa de bocetos en donde se jugó con los elementos de fusión y con el género de superhéroes hasta llegar a un resultado que lograra proyectar parte de las tradiciones e idiosincrasia locales. “Ranuk, por ejemplo, es de los pocos protagonistas que fueron creados gráficamente en base a una interpretación literal del símbolo típico de Rapa Nui, debido principalmente a la fuerte carga icónica que representa en el mundo”, asegura Fernández.

Si bien los protagonistas de este llamativo webcómic fueron delineados utilizando al mito como base central, no todos los héroes y villanos fueron creados en base a una interpretación literal. En muchos casos se tomaron los aspectos más representativos del relato y se readaptaron al contexto superheroico, exagerando en sus formas y poderes o antropomorfizando algunos personajes tales como las bestias mitológicas, dioses o genios malignos con ascendencias mágicas.

La gama de poderes de los héroes y villanos es variable, según el origen y las principales fuentes de poder provienen de la magia en el caso de los seres mitológicos, o de ascendencia indígena, bifurcaciones genéticas, manipulación tecnológica o linaje divino. Todo rescatado de la cultura local. Para Fernández, la idea del webcómic es analizar las distintas posibilidades que ofrece el mundo de los superhéroes en un intento por crear una interacción entre el mito y las historietas. “Mi idea es que el medio superheroico sea visto no sólo como una fuente para la sátira y parodia sino también como una propuesta válida de exposición de nuestra cultura”, concluye el artista.