ELMERCURIO.COM
Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Investigación de la Fiscalía de Pudahuel a cuatro militantes reveló planes del grupo subversivo para 2008 y 2009:

Jueves 2 de octubre de 2008

Nueva estrategia del Mapu Lautaro busca infiltrar a mapuches, escolares y trabajadores

merc081002

De izquierda a derecha aparecen los imputados Marcelo Dotte, Esteban Huiniguir, Joaquín Cortés y María Alejandra Vilas.Foto: CLAUDIO BUENO

Allanamiento en casa de Lo Prado también descubrió nexos con Héctor Llaitul, jefe militar de la CAM, instructivos de guerrilla del ELN colombiano y viajes a Chiapas (México) y a Nicaragua.

EQUIPO DE POLICÍA Y TRIBUNALES

El fiscal de Pudahuel Emiliano Arias abrió una investigación por asociación ilícita al grupo subversivo Mapu Lautaro, gracias a los datos reunidos por la inteligencia de Carabineros (Dipolcar) en la pesquisa contra cuatro de sus integrantes llevados a juicio oral por tenencia de bombas incendiarias y droga.

Arias fue cauto al responder por una eventual rearticulación del lautarismo, cuyas acciones más violentas ocurrieron a fines de los '80 y principios de los '90 (ver recuadro). Explicó que sólo está en condiciones de levantar cargos contra los cuatro imputados liderados por Marcelo Dotte, convicto por formar grupos armados y beneficiado con la Ley de Indulto.

"Hemos presentado testigos de contexto para formar convicción en el tribunal sobre quiénes son realmente los imputados de tenencia de bombas molotov", precisó el fiscal.

Los antecedentes fueron conocidos ayer en el Primer Tribunal Oral de Santiago, donde por tercer día se realizó el juicio al grupo de Dotte, integrado por Esteban Huiniguir, convicto por lanzar bombas incendiarias; Joaquín Cortés y María Alejandra Vilas, sorprendidos con 10 bombas molotov en Pudahuel el 29 de marzo, en los incidentes del "Día del joven combatiente".

El fiscal presentó a su testigo clave, el capitán de Carabineros Andrés Arenas, quien dirigió el allanamiento a la casa-escondite de Las Torres 1075, Lo Prado, donde vivían los dos hombres y la mujer hoy sometidos a juicio.

Entre los elementos incautados allí hay manuales para fabricar bombas molotov y de distinto poder explosivo, como las que han estallado en Santiago en los últimos meses -incluso de nitrocelulosa, similar a la que portaba Andrea Urzúa, detenida en Neuquén como ayudista de los ex lautaristas Marcelo Villarroel y Freddy Fuentevilla, detenidos en esa provincia argentina-, papelógrafos, afiches y documentos para promover la subversión popular.

También estaba el pasaporte de Joaquín Cortés, timbrado con viajes a México (Chiapas), Nicaragua, Colombia y Ecuador en 2007, y un instructivo de guerrilla urbana del colombiano Ejército de Liberación Nacional.

Arenas confirmó que una pieza de la casa era ocupada por Patricio Gallardo Trujillo, histórico dirigente del Mapu Lautaro, condenado por el homicidio del prefecto de Investigaciones de Concepción Héctor Sarmiento, en 1991, y luego indultado.

Gallardo escapó antes que llegara la policía, pero dejó su cédula de identidad, ropa y el documento de 40 páginas "Plan Apurar Ya", con análisis de la contingencia nacional, la situación del Mapu Lautaro y las metas del grupo subversivo para 2008 y 2009. Entre éstas, realizar acciones de alta significación subversiva, penetrar el movimiento mapuche y agitar al estudiantado y a los trabajadores con un mensaje atractivo para la juventud.

Menciona Concepción, Los Ángeles, Pudahuel, San Felipe, como las zonas donde tienen influencia para priorizar su acción.

La policía también encontró en la casa -los vecinos creían albergaba a universitarios- cartas que intercambiaron Gallardo y Héctor Llaitul, jefe militar de la radicalizada Coordinadora Arauco Malleco (CAM).

El tribunal no permitió fotografiar al capitán Arenas. Y al final de la audiencia Huiniguir imputó al oficial una supuesta participación en la muerte de Norma Vergara Cáceres, la verdadera mujer metralleta del lautarismo, ocurrida en 1993 durante un enfrentamiento en Santiago. "¡Vos con el capitán Araya mataron a la Norma Vergara!, le gritó puño en alto.

Condena a detenidos con armas

A tres años y un día de presidio efectivo fueron condenados Cristián Godoy Ávila y Áxel Osorio Rivera, quienes fueron detenidos en diciembre de 2007 con una mochila con armas destinadas al ex lautarista Carlos Gutiérrez Quiduleo, quien participó activamente en el asalto al Banco Security y posterior asesinato del cabo Luis Moyano, ocurrido el 18 de octubre pasado, en la capital.

La decisión fue adoptada en un juicio abreviado en el que ambos admitieron el delito de porte y tenencia de armas ilegales, por el que fueron acusados por la fiscalía Centro-Norte.

Según se dijo en la audiencia, los condenados entregarían las armas a Gutiérrez Quiduleo a través de un tercer sujeto identificado como Carlos Sepúlveda, quien recibió las armas de parte del citado delincuente, el que aún se encuentra prófugo.

Auge y caída del grupo terrorista

El Movimiento Lautaro nació en 1983, de una división del Mapu, liderado por Guillermo Ossandón. Estaba dividido básicamente en las Fuerzas Rebeldes y Populares Lautaro y el Movimiento Juvenil Lautaro.

Realizaron acciones de propaganda armada en poblaciones y colegios; asaltos a sucursales bancarias; saqueos a farmacias; atentados explosivos e incendiarios en contra de medios de comunicación y asesinatos de efectivos de Carabineros y de Investigaciones.

Los arrestos sistemáticos de lautaristas comenzaron a fines de 1989, tras el asesinato del cabo de Carabineros Héctor Pincheira en una emboscada a un furgón policial.

Una de sus acciones más impactantes fue el rescate de Marco Antonioletti, en noviembre de 1990, que dejó cinco muertos. El 10 de enero de 1992 fue detenido el segundo jefe, Bernardo Acevedo Lagos.

El 15 de junio de 1994 Ossandón fue detenido en Cartagena. Ossandón salió libre el 27 de agosto de 2004 gracias a un indulto. En noviembre del año pasado, tras el asalto al banco Security declaró: "El Lautaro todavía existe".

Juez argentino decide suerte de mujer ayudista

ZAPALA, ARGENTINA.- El juez federal de Neuquén, Antonio Guillermo Labate, decidirá el martes si deja libre a la chilena Andrea Urzúa Cid (28), que el pasado 18 de septiembre intentó ingresar 60 gramos del explosivo "nitrocelulosa" o "trotil" al penal donde cumplen condena los lautaristas Marcelo Villarroel (35) y Freddy Fuentevilla (37), que planeaban fugarse.

Hace una semana la mujer se acogió al derecho a no hacer declaraciones ante el tribunal, por lo que el juez Labate deberá resolver si existen méritos para someterla a proceso por infracción al artículo 189 bis, que sanciona con penas de 5 a 15 años de presidio a quienes porten explosivos sin autorización legal. "Llevaba una cantidad suficiente para volar una pared del penal", dijo en la ocasión el magistrado.

Sujeto con adhesivo, entre sus piernas, la ayudista llevaba el explosivo que permite fabricar una "bomba casera", activada con una batería de teléfono celular o de reloj.

Aunque el magistrado había dispuesto su traslado a la cárcel femenina de mayor seguridad en Buenos Aires, distante 1.200 kilómetros de Neuquén, Andrea Urzúa continúa en la Unidad de Gendarmería de Zapala, en espera del pronunciamiento del juez. De confirmarse su prisión preventiva, será remitida a la capital argentina. En fuentes judiciales argentinas se indicó que lo más probable es que la mujer sea considerada ayudista de los lautaristas, condenados el lunes a 3 años y medio por porte ilegal de armas en territorio trasandino.

DEFENSA

FANTASÍA. El abogado defensor Rodrigo Román calificó de "fantasía" la acusación hecha por la fiscalía.